Cruz Leandro: el policía municipal que hoy clama por una silla de ruedas.

Hace ocho meses, la vida y perspectivas de Cruz Leandro, quien es funcionario público, cambiaron drásticamente. Pasó de ser un hombre activo a depender completamente de sus hijas para movilizarse. 

Cruz Leandro, de Cumaná

En enero de 2021, este ciudadano, de 59 años de edad y residente de la comunidad La Llanada, sector Vista Bella de Cumaná, sufrió un Accidente Cardiovascular (ACV). Este hecho lo llevó a postrarse en su casa tras perder parcialmente el habla y las funciones motoras. 

Ahora es noticia: Cementerio municipal de Machiques de Perijá enterrado entre el monte y basura

“Mi mayor esperanza es tener una silla de ruedas”, fue lo que expresó, entre palabras, al ser consultado sobre su realidad. 

La recuperación de Leandro se ha detenido al no contar con este equipo, ya que a su familia se le dificulta llevarlo a terapias. A pesar de ser trabajador de la administración pública del municipio Sucre, no ha recibido el apoyo suficiente de los entes gubernamentales. 

“Su sueldo como funcionario policial solo le alcanza para un jugo”, aseguró María Leandro, hija del señor Cruz. 

¿Atender la salud de Leandro o la bodega?

La joven aseguró  que su cotidianidad es “fuerte”, al tener que combinar el atender a su padre, su casa y la humilde bodega que tiene en su vivienda para poder sobrevivir, sin esta última sería imposible medio costear los gastos.

María comparte con su padre ese anhelo de poseer una silla de ruedas o andadera, que les pueda permitir movilizarlo con mayor facilidad e intentar acelerar la recuperación. Aseveró que esto mejoraría su calidad de vida y sería mucho más llevadera su situación.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver