Simón Bolívar: 190 años de la muerte de El Libertador de la Gran Colombia

Legalmente bajo el nombre de Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios y Blanco, pero más conocido como Simón Bolívar, en otrora fue consagrado como uno de los mejores militares políticos que tuvo Venezuela y figura más destacada de la Emancipación Americana frente al entonces Imperio español.

Simón Bolívar / Foto Cortesía
Simón Bolívar

Actualmente, 190 años se conmemoran de la muerte de El Libertador quien falleció ya muy convalecido en la hacienda San Pedro Alejandrino, ubicada en la ciudad de Santa Marta – Colombia, un 17 de diciembre de 1830.

Ahora es noticia: Artista venezolano Óscar Olivares expondrá sus obras en el Carrusel del Louvre

Diversas historias se han tejido en torno a la muerte de Bolívar, pero según la propia autopsia firmada por su médico de cabecera, Alejandro Próspero, El Libertador falleció a los 47 años de edad por tuberculosis pulmonar. Una enfermedad desconocida para entonces.

Simón Bolívar: parte de su historia como el Libertador de la Gran Colombia

Cargó a sus espaldas de manera decisiva la independencia de su natal Venezuela y otro puñado de naciones como Colombia y Ecuador. Para este propósito, Bolívar solicitó el apoyo del imperio británico, para la causa patriótica a través de la Carta de Jamaica. La cual, fue enviada al mercader inglés Henry Cullen en 1814.

“Yo deseo más que otro alguno ver formar en América la más grande nación del mundo, menos por su extensión y riquezas, que por su libertad y gloria”, expresó en parte del escrito.

En este sentido, como parte de sus estrategias para lograr la unificación del Continente, fue la creación de la Gran Colombia. La misma, la constituyó el 17 de diciembre de 1819 por tres países: Venezuela, Cundinamarca y Quito. Simón Bolívar fungió como presidente y Francisco de Paula Santander como vicepresidente.

Sin embargo, el “gran sueño de El Libertador” la Gran Colombia, duró tan solo ocho años. Pues, fue debilitada por el movimiento separatista de La Cosiata liderado por el General José Antonio Páez, tras su rol definitivo en la Batalla de Carabobo.

Igualmente, Bolívar en su intento por mantener la unión de los tres países, asumió un rol dictatorial en Venezuela en agosto de 1828. Luego, suprimió a Santander de la vicepresidencia de Colombia.

Oficialmente, la Gran Colombia quedó separada el 30 de abril de 1827. En este entonces, El Libertador se encontraba ya retirado en Cartagena donde le informaron sobre el asesinato del Mariscal Sucre en Berruecos. Una tragedia que asentó un duro golpe a su ya debilitada salud.

A pesar de su gloria, Simón Bolívar en su momento de fallecer tuvo a medio país en su contra. Pues, había declarado la ley marcial en Colombia. Esto significó, la sustitución de las autoridades civiles por militares y suspendió las libertades elementales. Lo que a la postre, desencadenó una oleada de persecuciones políticas y condenas a muerte.

Bolívar en su última etapa

Sin embargo, estando en su lecho, sintiéndose solo y traicionado por sus más allegados, decidió escribir su última proclama y su testamento.

“Todos debéis trabajar por el bien inestimable de la Unión: Los pueblos obedeciendo al actual Gobierno para liberarles de la anarquía; los ministros del santuario dirigiendo sus oraciones al cielo; y los militares empleando su espada para defender las garantías sociales. ¡Colombianos! Mis últimos votos son por la felicidad de la patria. Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la Unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro”, escribió.

Bolívar en su lecho de muerte / Foto Cortesía

Los despojos mortales de El Libertador Simón Bolívar, recibieron honores en el altar mayor de la suntuosa Catedral Basílica de Santa Marta. En ese sagrado recinto, estuvieron reposadamente hasta diciembre de 1842, cuando se decidió el traslado a Venezuela, cumpliéndose así su testamento como mandato.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver