Recompensas de EE UU por jerarcas del régimen ¿Cuán efectivas pueden ser?

Los recientes anuncios de recompensa de Estados Unidos hacia altos funcionarios del régimen de Nicolás Maduro, aumentan la tensión que desde hace varios años, hay entre ambos países. Así como la presión externa sobre el que, tanto parte de la comunidad nacional como internacional, consideran un gobierno de facto.

En este sentido, surgen muchas interrogantes sobre si más allá de estos aspectos, estas medidas ejecutadas por el gobierno norteamericano, tienen algún tipo de efectividad para lograr un acuerdo favorable entre las partes o un gobierno de transición.

Ahora es noticia: Fiscalía colombiana incautó mansión de más de siete millones de dólares de Álex Saab

Para aclarar estas dudas, el diario La Voz de América, desarrolló un análisis en el que se exponen los puntos de especialistas al respecto.

¿Cuáles son las recompensas ofrecidas por EE UU?

La recompensa de cinco millones de dólares por información que derive en la captura de Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, ofrecida este martes por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, es una medida adicional de presión al madurismo para forzar su salida del poder, coinciden expertos en ciencias políticas.

El estímulo se suma a una lista de ofertas similares que la justicia estadounidense ha divulgado en los últimos cuatro meses. Las cuales incluyen al presidente en disputa Nicolás Maduro, por 15 millones de dólares.

Los ofrecimientos de recompensas también prometen 10 millones de dólares por Diosdado Cabello, líder de la Asamblea Nacional Constituyente, el exjefe de inteligencia Hugo Carvajal, y Tareck El Aissami, vicepresidente económico.

El gobierno en disputa de Maduro repudió en marzo los incentivos económicos de Estados Unidos y los calificó de “nueva modalidad de golpe de Estado”. El canciller Jorge Arreaza criticó en un comunicado, entonces, el ofrecimiento de recompensas “al estilo de los vaqueros racistas del lejano oeste”.

¿Qué dicen los especialistas venezolanos?

Analistas venezolanos difieren sobre la eficacia de ese tipo de acciones con fines tanto penales como políticos. Pablo Andrés Quintero, politólogo y profesor de la Universidad Central de Venezuela, no las ve como un portal hacia la transición ni a una salida negociada en el país.

«No puedes generar ningún tipo de negociación partiendo de la premisa de que ‘te voy a capturar por tanto dinero’. No estimula el diálogo ni hacen que los jerarcas del madurismo estén abiertos a una negociación, sino todo lo contrario”, dijo para VOA.

Quintero aseguró que las recompensas son “atípicas” y no constituyen una estrategia política productiva por sí solas. Advierte que sirven de pulmón para la radicalización discursiva y de acción de quienes permanecen en el poder.

“Se ha comprobado que las sanciones generan a los países la narrativa y los justificativos para atrincherarse más en el poder. Ningún gobierno ha salido por sanciones. Son traducidas en bloqueos y justificativos que buscan darle una narrativa lógica al accionar del gobierno para mantenerse en el poder”, aseguró.

Las recompensas, acota Quintero, son “caldo de cultivo para la opinión pública”, si bien las valora como un elemento que debilita la credibilidad del chavismo. “Pero, puertas adentro, los cohesiona, especialmente a la elite militar y política. No tienen ningún tipo de impacto. Desde el año pasado, ha sido como lanzar comida al lorito y que aún no se la haya comido”, añadió.

Quintero no descarta que las recompensas tengan un efecto positivo para la dinámica electoral del presidente Donald Trump en estados con notoria población latina, de cara a su intención de reelegirse en noviembre.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver