OVP denunció ante la CorteIDH precariedad en las cárceles del país

El sistema penitenciario venezolano no tiene las condiciones mínimas que reúna los estándares internacionales para albergar en los centros penitenciarios a personas de grupos vulnerables, según la directora del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), Carolina Girón.

Referencial / Cortesía

Durante el 141° Periodo Ordinario de Sesiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), denunció que adultos mayores, niños, indígenas, personas LGBTI y mujeres embarazas en período de postparto y lactantes, sufren las deplorables condiciones carcelarias.

Ahora es noticia: Datos preocupantes sobre la seguridad alimentaria en Venezuela

Girón destacó que el hacinamiento en las cárceles es crítico con un 120%. Además, subrayó que la población carcelaria es de 37.500 personas y la capacidad instalada es para 26.238.

Indicó que durante 2020, se registraron 292 muertes. Entre ellas, 184 se registraron a causa de desnutrición y tuberculosis. Esto representa más de 60% de los fallecidos en los penales venezolanos.

OVP sobre pruebas de COVID-19 en las cárceles

En este sentido, la directora de la OVP enfatizó que hasta la fecha no se han practicado pruebas para descartar contagio por la COVID-19. Por lo que no se conoce si en las cárceles ha habido contagios o muertes por esta enfermedad.

Asimismo, comentó que los hombres y mujeres que están presos en las cárceles venezolanas carecen de atención médica y el acceso a medicamentos es precario. Ante esto, mencionó que son los familiares quienes deben suministrarlos y además solicitar los traslados a los centros de salud.

Sobre la alimentación que se provee en los centros penitenciarios, aseveró que es mínima y constantemente escasea. Igualmente, los familiares son quienes deben llevar alimentos y agua potable.

“Estado viola DD. HH. de personas vulnerables”

La defensora de derechos humanos, acotó que en Venezuela solo existe una cárcel para mujeres, la cual es el Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF), ubicado en la ciudad de Los Teques a 20 minutos de Caracas.

El resto son anexos construidos al lado de los centros penitenciarios para hombres que no poseen la infraestructura necesaria para la atención de mujeres en la condición especial para mujeres embarazadas, en período de postparto y lactantes.

Señaló que en este penal y los anexos femeninos no se permite la visita de hombres, por lo que los niños no tienen contacto con sus padres.

Explicó que si alguna privada de libertad tiene un niño estando en prisión estos permanecen con la madre hasta los 3 años de edad, en algunos casos los entregan a familiares o a una institución de abrigo.

En el país son 2.200 las mujeres que se encuentran recluidas en centros carcelarios.

La abogada condenó que las personas LGBTI sufren discriminación, tratos crueles, degradantes e inhumanos, tanto de la población reclusa como de los custodios. Es común el abuso sexual y que sean utilizados para labores de aseo y recolección de desechos.

Situación con los privados de libertad es más grave en los calabozos

Con respecto a la situación que padecen los privados de libertad en los calabozos policiales del país, Girón enfatizó ante la CorteIDH que las condiciones son aún peores.

“No hay acceso ni a la alimentación, agua potable, instalaciones sanitarias, ni a servicios médicos, donde el hacinamiento supera el 400% por capacidad instalada”, dijo.

Añadió, que solo se mantienen separadas a las mujeres en celdas, sin ventilación y sin oportunidad de desplazamiento. Además, mayormente duermen en el piso y en condiciones muy precarias.

La representante del OVP instó ante la CorteIDH a debatir la obligación de los Estados en el cumplimiento de las decisiones de la Corte.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver