Pescadores aspiran a construir café flotante aplicando el trueque en Juan Griego

¿Un café flotante? Sí. Ese es el proyecto que los pescadores de Las Piedras de Juan Griego, en la isla de Margarita, esperan concretar para demostrar que la pesca y el turismo no pueden estar aislados. Además, sería una muestra de autogestión para obtener recursos a reinvertir en las mejoras de esa comunidad.

Referencial / Cortesía
Pescadores aspiran construir café flotante aplicando el trueque en Juan Griego

Aunque no tienen con exactitud el costo, su construcción puede hacerse realidad mediante el trueque como han aplicado para otras acciones emprendidas en su zona. Cambiar pescado por bombillos, reflectores y cables permitió iluminar los espacios, así que no es extraño para ellos aplicar esa práctica.

Ahora es noticia: La mafia de los carroñeros del hierro en el estado Bolívar

Leonel Rodríguez representa al Consejo de Pescadores de Las Piedras, identificados con la autogestión. Tienen experiencia en ello. Para tener el asentamiento en condiciones óptimas intercambian materiales por pescado, con el precio acorde al producto.

Se le había ocurrido un café en tierra para atender a los pescadores que llegan en la madrugada, pero su visión se amplió y se preguntó por qué en tierra si lo pueden hacer en el mar.

“Comencé a averiguar los sistemas de muelles y plataformas flotantes que puedan soportar el café”. Y allí está el proyecto del “Café Crepuscular”.

Un café en Juan Griego para disfrutar el turismo y atardeceres

Juan Griego es famoso por sus crepúsculos y atardeceres. Un lugar obligado de visita por los turistas que viajan a Margarita. Y qué mejor manera para disfrutar de la puesta del sol que tomando un café sobre una plataforma en el mar.

Rodríguez hace referencia a un libro de Fernando Cervigón para decir que turismo y pesca deben ir de la mano. “Cervigón decía que era increíble que el turismo y la pesca no se pusieran de acuerdo, perdiendo una cantidad de energía horas hombres para tener un turismo con un gran atractivo”.

Y continúa: “La pesca no puede ir divorciada del turismo, tienen que ir de la mano. Por eso en este proyecto estaremos juntos, fortaleciendo el turismo en el municipio para que pueda atraer a visitantes locales y nacionales”.

También es una vía para generar empleo y fortalecer a la comunidad. La estructura será construida por los pescadores. “Tenemos soldadores, carpinteros, albañiles, electricistas. Qué necesitamos, todo lo que necesitamos conseguir en materiales será mediante el trueque, pero bienvenida sea la empresa privada, el propio gobierno municipal y estadal”.

 Ubicación estratégica

Rodríguez es optimista. “Será algo novedoso, de impacto, si seguimos haciendo lo mismo no se verá el cambio que deseamos”.

El café flotante estará ubicado en un sitio estratégico. “Por experiencia sabemos del lugar donde si hay mar de fondo la ola no logra romper su cresta, que es lo peligroso para una embarcación. Está cerca del asentamiento, ni muy lejos de la orilla”.

Los visitantes serán trasladados desde la playa hasta el “Café Crepuscular” en una embarcación, que los esperará para llevarlos de vuelta a tierra.

¿Dónde quedan Las Piedras?

Las Piedras es un asentamiento de pescadores de gran tradición en el municipio Marcano. Está a 2,7 kilómetros de Juan Griego y a 12 metros sobre el nivel del mar. Su ubicación en un área rocosa es rica en moluscos y otras especies marinas.

Su población se aproxima a los 600 habitantes, y es cuna de cantores y músicos como Francisco Mata “El Cantor de Margarita” y Chelías Villarroel “El Decano del Folclor”, entre otros.

“El nombre de Las Piedras se debe a que precisamente la constitución geológica del subsuelo es de material rocoso de la familia de las calizas organógenas, conchíferas o fosilíferas”, refiere el cronista del estado Nueva Esparta, Verni Salazar.

“Esa estructura a la hora de tratar de realizar excavaciones para pretender sembrar una fundación, columna o viga de arriostre, así como cualquier horcón, se hacía extremadamente resistente que había que declinar ante tal aspiración, o si no, desviar o rodar la colocación del objetivo; razón por la que viejas estructuras se observan descuadradas o a lo que comúnmente decimos, puestas a escantillón”.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver