Los turistas rusos no viven la crisis de los servicios que padece la Isla de Margarita

El arribo de los turistas rusos a Nueva Esparta ha sido un acontecimiento en un estado que depende del turismo, y que viene de un periodo donde la pandemia acabó con toda actividad comercial.

Playa, Margarita

En estos momentos en la región insular hay un total de 767 visitantes provenientes directamente de Moscú, que están viviendo una experiencia complaciente en una realidad donde los servicios públicos no fallan, muy distinta a la que viven los margariteños que tienen ciclos de agua de 40 días y donde las interrupciones de la energía eléctrica son casi a diario.

Ahora es noticia: Estiman la llegada de 65 mil turistas rusos a la isla de Margarita 

Los hoteles donde se aloja a este grupo de temporadistas están blindados en cuanto a servicios públicos. Todos cuentan con plantas eléctricas y los camiones cisternas mantienen un flujo constante para que al abrir el grifo nunca les falte el agua.

El presidente de la Corporación de Turismo de Nueva Esparta (Corpotur), Luis Eduardo Rodríguez, explicó que los hoteles neoespartanos debieron cumplir con criterios de seguridad sanitaria, garantía de los servicios públicos, la traducción del ruso al venezolano, entre otros aspectos.

Estos turistas solo llegan a hoteles de 4 y 5 estrellas, que cumplen con los estándares internacionales exigidos por el operador ruso Pegas Tour. De estos sobreviven un pequeño grupo en Nueva Esparta, porque muchos están cerrados como Lagunamar, Bella Vista, Portofino, entre otros.

Rodríguez aseguró que todos los hoteles donde se hospedan tienen planta eléctrica, hasta los más pequeños al menos cuentan con los equipos para una iluminación parcial. Además, relató que contratan a camiones cisternas para que nunca falte el agua a sus huéspedes.

En esta primera etapa se eligieron alrededor de cinco hoteles, los cuales deben cumplir con las áreas “burbujas” que permiten un esquema de seguridad confiable con respecto a las medidas de bioseguridad.

«Toda iniciativa, no importa de dónde provenga, que esté ajustada a la realidad de la pandemia que sirva como elemento promotor de la palanca de desarrollo del turismo regional, es bienvenida», dijo Rodríguez.

Una gran burbuja

Se conoció que los turistas rusos irán a sitios aprobados previamente por el Ministerio de Turismo. Los visitantes se trasladarán a restaurantes, centros comerciales, parques donde el personal esté vacunado contra la COVID-19, con ambas dosis, y que cumplan con las medidas solicitadas.

En el caso de los taxis se pudo saber que autorizaron unidades de cuatro líneas. Los taxistas debieron presentar su comprobante de vacunación y suministrar información personal, además el vehículo debe estar en óptimas condiciones.

Un taxista que prefirió no identificarse relató que está autorizado, pero a una semana de la llegada de los rusos no ha atendido al primero. También relató que los turistas deberán ser trasladados en rutas aprobadas con el fin de que no vean zonas deterioradas de la isla de Margarita y además resguardarlos.

La autoridad única de Salud de Nueva Esparta Mayra Velásquez informó, cuando arribó el primer vuelo desde Moscú, que todos los turistas que pisaron suelo margariteño están vacunados con las dos dosis, al igual que todo el personal que los atienda durante su visita.

Asimismo, dijo que durante su estadía deberán cumplir con las medidas de bioseguridad, ya que la vacuna no minimiza el contagio, sino que minimiza los síntomas causados por el virus.

¿Cómo se sienten los rusos en la isla de Margarita?

El equipo de Todos Ahora se acercó hasta Playa El Agua para tratar de conocer cómo se sienten los rusos durante su estadía en la Perla del Caribe. Al momento de la llegada, efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana preguntaron el motivo de la presencia y para qué medio trabajamos. No hubo mayor problema.

Jurg es uno de los turistas rusos que se encontraba disfrutando de este balneario situado en el municipio Antolín del Campo. Comentó que Margarita es un lugar muy hermoso y su gente es perfecta.

A su juicio viajar desde Rusia a la isla no es tan económico, pero vale la pena, ya que las playas son espectaculares y la comida es muy buena.

Por su parte, Alexander dijo que Margarita tiene hermosas playas, comida deliciosa y un buen clima. Lo que más ha disfrutado ha sido la gastronomía marina y las playas. Estará 10 días en la región insular y luego viajará a Canaima, donde espera ver el Salto Ángel.

Natalia y Dimitri, es una pareja joven de rusos, quienes aseguraron amar Venezuela por sus bellas playas, por lo que esperan volver pronto.

Dimitri notó que los servicios turísticos no están tan desarrollados, pero cree que en un futuro van a mejorar. Esta pareja relató que alguien les había hablado negativamente de los margariteños, pero se han dado cuenta de que son bellas personas, amables y con las que se han podido comunicar fácilmente, por lo que no tienen nada negativo que decir de los locales. Ellos también viajarán a Canaima en los próximos días, una experiencia que sienten será increíble.

¿Cómo les ha ido a los vendedores de playa con los rusos?

Los vendedores de playa están tras la pista de los turistas rusos, quieren aprovechar su estadía para vender su mercancía y ganar algo de dinero. Aunque en los primeros días ya los califican como “duros”.

El artesano Robert Luces dijo que han logrado venderles algo, pero no como ellos esperaban. Lo que más buscan las mujeres son los collares de perla, mientras que los hombres collares con dientes de tiburón.

«Uno pide por un collar $10 y nos dan $5. Esos bichos son pichirres todo lo quieren a mitad de precio, como los brasileños. Gracias a Dios hemos vendido para comer».

Asdrúbal Valero, quien vende ropa playera, comentó que le ha ido bien con los rusos a pesar de que no compran mucho.

«Si una prenda cuesta $20 a ellos hay que bajarlas a $15 o $10. No son como los turistas venezolanos que son a todo dar. Todo lo quieren comprar a precios bajos, pero es bueno que vengan”, dijeron.

Mientras los turistas rusos disfrutan de una Margarita en “burbuja”, los residentes de Nueva Esparta siguen debatiendo con la crisis de los servicios, la pandemia y la dificultad económica.

One response to “Los turistas rusos no viven la crisis de los servicios que padece la Isla de Margarita

  1. Buenas noches.
    Estuve dos semanas con mi familia en Sunson Ecoland, heremoso hotel, bonita estructura, me contentè muchisìmo
    que vi mas venezolanos que Rusos, pienso que somos mayorìa y por ende somos los primeros que debemos estar
    disfrutando de unas merecidas vacaciones, que trabajamos duro para disfrutar en un lugar tan hermoso como Sunsol Ecoland.
    No se de verdad que convenio tendrà Venezuela con Rusia, pero el que tenga, ojala que nos estèn beneficiando en algo
    bueno, porque sino para que vienen tantos Rusos a nuestro Paìs.
    Saludos cordiales

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver