Legislativo sigue sin pronunciarse sobre gestión del gobernador de Nueva Esparta

Transcurridos dos meses de la presentación de la Memoria y cuenta del gobernador de Nueva Esparta Alfredo Díaz todavía no existe ninguna información oficial del Consejo Legislativo sobre los resultados de la revisión del informe.

Alfredo Díaz, gobernador de Nueva Esparta

Esta omisión ha generado una serie de versiones sobre la posible improbación, por lo que el secretario general de gobierno, Nicola Penna Millán salió al paso  para atribuirlas a la guerra sucia.

Ahora es noticia: MP citó a José Rafael Briceño por investigación por presunta agresión de género

“Quienes detentan el control  político  representando al madurismo en la región, nunca  han aprobado la gestión del Gobernador neoespartano. Pese a todos los obstáculos impuestos, ha ayudado y sigue ayudando a su pueblo”.

Penna Millán remarcó que muy responsablemente esperan la notificación oficial del ente Legislativo, a los efectos de dar la debida respuesta sobre ese particular. Enfatizó que todas esas acciones políticas buscan afectar la noble tarea del auténtico líder regional y que no podrán impedir que siga en sus funciones.

“Exhortamos a todos los que ampliamente respaldan al gobernador Alfredo Díaz, a rechazar estas versiones infundadas y llenas del odio”. Añadió que el mal gobierno nacional ha sabido difundir esas versiones, encontrando eco en quienes se dicen opositores y  le hacen un flaco favor a la democracia.

Desaire legislativo

El pasado 3 de marzo fue la fecha asignada para la sesión especial de presentación del informe de gestión del año 2020. El Consejo Legislativo controlado por el partido oficialista impuso una serie de condiciones.  La primera fue restringir el número de representantes del mandatario regional, es decir solo permitieron entrar a cuatro directores.

Luego de más de dos horas de espera, los integrantes de la Comisión Delegada no se presentaron. Los enviados por el gobernador Alfredo Díaz solicitaron entregar el informe por Secretaría, donde fueron atendidos sin el más mínimo respeto por la institucionalidad.

Por: Mario Guillén 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver