La Restinga, un paraíso turístico en la perla del Caribe sumido en caos

Para muchos venezolanos que han hecho turismo en Margarita la Laguna de La Restinga es un verdadero espectáculo. Lamentablemente para sus pobladores vivir en esta zona de la Perla del Caribe se ha convertido en una verdadera lucha de subsistencia, ya que ningún servicio público funciona correctamente y el turismo ha decaído a consecuencia de la crisis económica y la pandemia por el COVID-19.

Referencial / Cortesía
La Restinga un paraíso turístico sumido en caos

Sus pobladores manifestaron que hace más de cinco años no entra agua por las tuberías y deben llamar a camiones cisternas que estén dispuestos a apoyarlos, ellos les agradecen regalándoles pescados y productos del mar.

Ahora es noticia: CCM: 80 % de los marabinos consideran que situación económica empeoró el último trimestre

Asimismo, comentan que las fallas de luz son constantes debido a la falta de mantenimiento de la red eléctrica. Los postes que vienen desde la Península de Macanao están carcomidos por el salirte y muchos ya se han caído.

Cuando se presenta una falla la luz se puede ir hasta durante tres días, lo que ha ocasionado que pierdan la comida. Las madres en las noches calurosas sacan a sus hijos hasta la orilla de la playa para que puedan dormir, aunque a veces la plaga no se los permite.

“Nos vamos a la orilla de la playa para aprovechar lo fresco. Lo normal es que la luz se vaya cuatro horas, pero a veces se presentan fallas, como que se cae una cuchilla y esperamos dos o tres días a que Corpoelec venga”, dijo Elizabeth Fernández, vecina del sector.

La Restinga un paraíso turístico sumido en caos: Ambulatorio en ruinas

Edgar Fernández, habitante de la Restinga, explicó que el módulo de salud está en el suelo desde hace seis años que fue abandonado y ahora es hogar de murciélagos.

“Hace años no vemos un médico por aquí, por el problema del combustible para la lanchita”.

Cuando se presenta una emergencia en la población trasladan al enfermo a remo, y se tardan al menos 45 minutos en llegar al embarcadero.

“Hemos llevado hasta una muchacha que estaba dando a luz y casi pare en el embarcadero”.

Los mangles en peligro

A las orillas del mangle se encontraba cocinando Milena Salazar, quien desde hace meses no recibe la bombona de gas doméstico, y como todos los habitantes de la población ha tenido que recurrir a los troncos secos de este árbol para cocinar.

“Cuando no tenemos gas usamos la leña del mangle. Hace dos meses no traen el gas y esa bombonita solo dura 20 días. Hemos pasado hasta 3 meses cocinando a leña”.

Milena relata que el cocinar a leña le ha causado muchos problemas respiratorios, sobre todo a los niños que sufren de asma.

“Hacemos dos comidas al día y comemos pescados acompañados de arroz o arepa”.

Los vecinos comentan que gracias a los pescadores pueden alimentarse bien, porque hace años no comen pollo o carne de res.

Una escuela sin docentes

Dariannys Fernández, residente de la zona, comentó que sacó a sus niñas de la Escuela del pueblo porque los profesores no fueron más a dar clases por las fallas con el combustible, salarios bajos y luego la pandemia.

“Los niños que ven clases en esta escuela tienen más de dos años perdidos, cuando inició la pandemia les enviaron tareas por unas hojitas, pero fue como dos veces nada más”.

Además esta escuela es víctima de la desidia gubernamental no cuenta con pupitres, las ventanas no tienen vidrios, los baños con insalubres y parte de la cerca perimetral está en el suelo.

El turista está escaso en La Restinga

Los trabajadores de la zona relatan que los turistas han mermado mucho, y esto ha traído como consecuencia que los lancheros que hacen los recorridos por los canales de la laguna empezaran a migrar.

Actualmente alquilar un bote completo puede costar unos 30$, pero casi siempre el lanchero cobra menos para asegurar el traslado.

En la playa se siguen ofreciendo servicios de comida y toldos. Un plato de comida ronda los 5$.

Los vecinos de La Restinga se sienten desasistidos tanto por el Gobierno nacional, como el regional y municipal.

Se estima que en este  pueblo residan al menos 200 personas, de las cuales 70 son menores de edad.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver