Juventud neoespartana sufre los embates de la falta de agua

La juventud neoespartana sufre al igual que toda la población por las fallas en el suministro de agua que existen en la entidad. Muchos deben invertir horas en buscar el recurso hídrico o desembolsillar unos dólares para abastecerse.

Franchesca Martínez reside en la calle San Rafael de Porlamar, en su zona no tiene muchos problemas con el agua por estar cerca del hospital. Comenta que su abuela estuvo dos meses sin agua y su padre hasta dos meses en el sector Bella Vista.

Ahora es noticia: Ciudad de México celebra ser primera ciudad en albergar tres veces el Mundial de fútbol

Aseguró que el agua es vital para la higiene personal y a la hora de cocinar. Indicó que conoce a muchas personas que deben caminar para buscar agua de cualquier toma.

Asimismo, dijo que los cisterneros tienen un negocio con el agua, pero la mayoría de los margariteños no les alcanza el dinero para gastar en eso.

«La gente hace un sacrificio para ir a trabajar y llevar a sus hijos al colegio. No importa si tienen que caminar largos trechos para buscar un balde de agua».

Además, la juventud neoespartana que trabaja debe destinar parte de sus ganancias para la compra de camiones cisternas.

Danaly Aldana, de Punta de Piedras, relata que el agua llega cada tres o seis meses, dependiendo cuanto abran la llave.

«Realmente a mí no me llega el agua. Tengo que estar comprando cisternas y sale entre 15 dólares o 10 dólares. Antes eran 5 dólares u 8 dólares, pero todo va aumentando».

Aldana asegura que esta situación afecta su economía, pues el dinero que usaría para comida lo emplea en la compra de cisternas. «El agua no se debería ni cobrar, es un recurso necesitado por todos».

Darelis Cedeño, del sector Vista Bella, debe caminar hasta una toma ilegal para surtirse del recurso hídrico. Este recorrido lo hace en las tardes cuando su tía llega del trabajo.

Espera que este problema de agua se solucione, ya que a su comunidad el agua llegada cada dos meses y no tienen suficiente capacidad de almacenamiento.

La juventud neoespartana en muchos casos debe encargarse de recolectar el agua en las tomas clandestinas que hay en la Isla.

Estos muchachos deben cargar por varios metros con baldes de agua para que en sus hogares se pueda cumplir con el aseo personal y del hogar. Algunos emplean carretas para poder llevar más carga.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver