En Porlamar jóvenes buhoneros buscan sobrellevar la crisis

La calle Igualdad en Porlamar se convirtió en un «mercado de pulgas». Los buhoneros se apoderaron de las aceras para vender desde verduras, condimentos hasta pescado. La mayoría de estos son jóvenes que decidieron dedicarse a la economía informal para sobrevivir a la crisis económica.

La emergencia humanitaria compleja obliga a muchos jóvenes a buscar alternativas que le produzcan dinero rápido. Los muchachos encuestados por NTA manifestaron su rechazo al trabajo formal al sentir que genera buen dinero para vivir en la isla de Margarita.

Ahora es noticia: Arranca plan de recuperación de canchas en Maneiro

Así lo manifestó Adrianny López, de 21 años, quien vende especies en una mesita en la calle Igualdad. Relata que como buhonera tiene más beneficios que en una tienda, donde la estarían explotando.

Explicó que en las tiendas pagan semanal 10 dólares y algunos pagan al mes hasta 15 dólares, mientras que ella gana al menos 3 dólares diarios. Es decir que puede llegar a ganar más de 70 dólares al mes como buhonera.

«En una tienda tienes que gastar en pasajes y llevar comida, eso no nos sirve. Muchos jóvenes se han dado cuenta de que ganamos más como buhoneros. En las tiendas solo nos quieren explotar por ser jóvenes o menores de edad».

Al caminar por la calle Igualdad el olor a pescado es fuerte, ya que hay muchos puestos ambulantes sin ningún tipo de control sanitario.

El pescado al ser la proteína más económica en el estado Nueva Esparta es muy cotizado, algo que los jóvenes buhoneros saben muy bien.

José Francisco Rodríguez vende pescado en la calle Igualdad desde que tiene 10 años, a su juicio ser buhonero es la única forma de producir dinero como joven.

«Hoy en día cómo podemos vivir con un salario mínimo. Con el sueldo mínimo compro una harina pan y un “dolita”  de queso, con eso no come mi familia un día».

Asimismo, aseguró que diario puede llevarse a su casa 10 dólares lo que le permite vivir más cómodamente.

Jóvenes trabajan y crían en la calle Igualdad

Son muchos los jóvenes que a pesar de su corta edad ya tienen hijos que criar y mantener. Trabajar como buhoneros en la calle Igualdad les permite cuidar a sus chamos, pero también ganarse la vida.

Tal es el caso de Alexandra Herrera, de 18 años, quien vende cigarros y café un oficio que desempeña mientras cuida a sus hijos.

«Esto a mí me da. Eso es mejor que trabajar en una tienda o en cualquier otra cosa. Este puesto era de mi mamá, ella me lo dejó porque se fue a Chile. Ella tiene todos sus permisos».

A diario se gana $5 con la venta de cigarrillos y $4 adicionales por el café, lo que le permite sustentar a sus dos hijos y a ella misma.

«Vengo a trabajar todos los días, menos los domingos que los tomo para compartir con mis hijos».

Los jóvenes buhoneros de la calle Igualdad aseguraron que solo trabajando en las calles tienen seguro el pan de cada día.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzlaInstagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp. 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver