Docentes en Lara se ven obligados a ejercer otros oficios para poder subsistir

El presidente del Colegio de Profesores de Lara Luis Arroyo, expuso que al menos 90 % de los docentes en el país, están ejerciendo actividades ajenas a las de dar clases para poder subsistir. Así lo manifestó al diario local El Impulso.

Luis Arroyo, presidente del Colegio de Profesores de Lara aseguró que, al régimen de Nicolás Maduro no le interesa garantizar la educación en el país. Pues 90 % de los profesores en Venezuela han empleado otros oficios de manera forzada debido a que el salario establecido no es suficiente para sobrevivir ante la crisis.

Luis Arroyo, presidente del Colegio de Profesores de Lara

Ahora es noticia: Denuncian desaparición de tres mineros en mina El Kino

«La educación actual es discriminatoria. No todas las familias tienen el dinero para pagar tareas dirigidas a sus hijos, así que lamentablemente se está formando un futuro de analfabetas y mediocres. Se quisiera dar buena educación, pero sin Internet, sin equipos tecnológicos, sin aulas de clases y sin poder asistir, no se puede», dijo Arroyo. Al mismo tiempo explicó que las tareas dirigidas son la principal actividad que están ejerciendo los docentes y es la alternativa con la que cuentan los estudiantes para su aprendizaje.

Otras opciones para generar ingresos

La profesora Mayerlin Colmenares, quien ha ejercido su profesión por ocho años en una escuela primaria de la ciudad de Quibor, en la entidad Larense, desde que inició la pandemia labora de manera informal. Sin embargo, sigue comprometida con su labor como guía escolar, ahora vende hamburguesas a domicilio y prendas de vestir para poder tener un ingreso extra.

«Deseo volver a dar clases a mis niños en las aulas, así es menos agotador el día a día. Uno estudia para ejercer y vivir con un sueldo digno, poder darles a los estudiantes un aprendizaje más eficaz para su futuro» expresó Colmenares.

Asimismo, Yoraly Lugo, se ha dedicado por más de 21 años a dar clases de música y cultura en los niveles de primaria y secundaria en diferentes instituciones de la capital larense. Sin embargo, durante los últimos meses se ha concentrado en las clases personalizadas y la orientación académica, ya que ama su profesión y le gusta enseñar.

«En dos clases particulares me gano lo que cobro en un mes como docente. Por eso no deseo volver a trabajarle al estado, se gasta tiempo y el salario no nos dignifica», precisó Lugo.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver