Daños en el cráneo y pérdida de audición, las secuelas que padece un joven preso político

Era enero de 2019 y el día 23, Juan Guaidó se juramentó como presidente interino de Venezuela, cientos de personas participaron en cabildos abiertos para apoyar al nuevo líder. Algunos regresaron a casa con la ilusión de tener un nuevo país y otros, terminaron como presos políticos.

Lo que empezó como una manifestación en respaldo al presidente encargado de Venezuela, culminó con privativa de libertad para Diego Sánchez, un joven que en aquel entonces tenía 19 años de edad, tras recibir malos tratos durante su detención sufrió daños en el cráneo y perdió la audición del oído izquierdo en un 30%.

Daños en el cráneo y pérdida de audición, las secuelas que padece un joven preso político 0
Foto cortesía

Ahora es noticia: Joven se convierte en tiktoker para recaudar fondos y costearse una prótesis Chopard

Aquel día, antes convertirse en un preso político, el muchacho estudiante de derecho en la Universidad Fermín Toro (UFT), caminó desde la Catedral de Barquisimeto hasta la avenida Venezuela con Leones, junto a líderes políticos regionales, para exigir a las Fuerzas Armadas el mismo reconocimiento a Juan Guaidó.

¿Cómo fue privado de libertad el joven?

Horas después de haber terminado la caminata y hacer entrega oficial, de un documento ante el comando de la brigada 12, en el que la ciudadanía reconoce el gobierno del presidente interino, funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), se acercaron a dispersar a las personas y tomaron fotografías del evento.

Minutos más tardes, Sánchez fue interceptado por grupos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y el Sebin, en una de las calles de la urbanización Fundalara. Inmediatamente, lo trasladaron al destacamento 121 de la GNB; donde fue requisado e interrogado. Seguido a ello, le practicaron exámenes médicos para llenar en la ficha policial que se encontraba en buen estado de salud. Lo cual era falso porque minutos antes había sido agredido.

Con una chemise blanca ensangrentada, el joven estuvo encerrado durante tres días en un calabozo de dos metros por dos metros. No le permitieron establecer contacto con su abogado, ni conoció los delitos que le pretendían imputar, hasta que fue presentado en la audiencia, pasadas las 48 horas que determina la ley.

Preso político en venezuela

Las primeras 12 horas de su detención, estuvo como desaparecido

Sánchez estuvo como desaparecido, ya que en ningún momento los guardias que lo estaban custodiando notificaron a sus familiares lo ocurrido.

Al pasar ese primer lapso, lo trasladaron al tribunal de primera instancia en funciones de control del estado Lara y le imputaron los delitos de: asociación para delinquir, porte ilícito de armas, instigación, uso de menores para delinquir y resistencia. Debido a que también detuvieron un menor de edad.

Al dar su versión de los hechos, la jueza determinó una medida de privativa de libertad mientras estaban en una instancia preliminar el proceso, por lo que estuvo recluido hasta el 21 de febrero de 2019. Durante los días de investigación, la fiscalía y el Ministerio Público fueron retirando e imputando delitos nuevos. “Todo con el fin de mantenernos el mayor tiempo posible en el destacamento” explicó Sánchez.

Una semana de zozobra

“Casi una semana en aislamiento, sin comida y sin poder dormir. Nos mantuvieron en zozobra” dijo el joven preso político, al intentar describir lo que vivió. Posteriormente, lo reubicaron en una celda compartida donde había 45 personas más, en condiciones infrahumanas.

Luego de presenciar cosas hórridas, peleas y agresiones que o hacían dudar que pudiera sobrevivir una noche más en el lugar; la cancillería española lo apoyo, por ser ciudadano español y con presión lograron que saliera en libertad.

“Tuve que abandonar la universidad y toda mi familia irse al exilio” comentó, agregando además que; tiempo después vio como amigos y conocidos también eran privados de libertad.

Ante esta situación, el joven interpretó que, quienes defienden al gobierno son unos cobardes. Por lo que sostiene que, mientras haya personas dispuestas a defender el país, Venezuela merecerá un cambio. «Necesitamos construir el cambio», precisó.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzlaInstagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp. 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver