«¿Cuándo me toca a mí?», pregunta joven que espera por un trasplante de riñón en Barquisimeto 

Con tan solo 12 años de edad, a Ariannys Alvarado la diagnosticaron con insuficiencia renal crónica. Actualmente tiene 14 años y lucha junto a su padre y abuela por mantenerse viva. Alvarado, forma parte de la larga lista de personas que esperan por un trasplante de riñón en Lara. 

joven trasplante

El 26 de diciembre de 2018 Ariannys Alvarado fue hospitalizada en el Hospital Central Universitario Antonio María Pineda (HCUAMP), hasta el 14 de febrero que le fue dada el alta, porque sus riñones fallaron y esto le causó una neumonía, trombosis en la pierna izquierda y un derrame pleural. Desde entonces, esta joven es atendida en la Unidad de Diálisis de la Clínica Razetti para cumplir con su tratamiento de diálisis y poder seguir viviendo. 

Ahora es noticia: Juan Guaidó: “Tenemos una cauta esperanza en el proceso de diálogo”

La señora Nellys Piña, abuela de la joven paciente, comentó que junto a su hijo ven de la Ariannys porque la madre vive en una zona de difícil acceso y por ello no puede atenderla. Aseguró que, en la Unidad de Diálisis de la Clínica Razetti no ha visto perjudicado su tratamiento, a excepción de un par de ocasiones que el suministro de agua ha faltado y las horas de tratamiento se tienen que reducir. 

Sin embargo, Piña comentó que, por negligencia en una de las trasfusiones de sangre, la joven contrajo hepatitis C. Esto le ha provocado otras consecuencias a su salud. “Además de los excesivos costos de los exámenes de rutina, también debemos hacerle dos veces por mes los exámenes de la hepatitis C que cuestan 140 dólares” dijo Piña, quien agradece al apoyo de amigos, familiares y personas de la iglesia que de alguna manera han contribuido con la salud de su nieta. 

“Queremos hechos, quiero una vida para ella”

Aunque en varias oportunidades los pacientes renales han protestado para exigir la reactivación de trasplantes de órganos en el país, aún no han tenido respuesta. Ante ello, Nellys Piña sostuvo que, esta vez ella no quiere dialogar con las autoridades, sino que necesita ver hechos.

«¿Cuándo me toca a mí?», siempre se pregunta Ariannys, quien era una muchacha activa y tenía buen perfil para el voleibol.

«No contamos con los 85.000 dólares que piden en una clínica privada para hacer esa operación. Mi nieta necesita urgentemente un trasplante de riñón. Quiero una vida para ella», precisó la abuela. 

Joven trasplante en Venezuela
Foto: Cortesía

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver