El sicariato acabó con otras dos vidas en el Zulia

Según los reportes policiales dos hombres fueron asesinados por sicarios en los municipios Jesús Enrique Lossada y La Cañada de Urdaneta ubicados en la costa occidental del estado. 

Zulia: sicariato

Según los cuerpos policiales el primer crimen se registró frente a la farmacia Enna Expres López, alojada en el sector Campo Boscán del municipio Jesús Enrique Lossada. La víctima fue identificada como Rafael José Urdaneta Ferrer, quien residía en La Concepción.

Testigos afirmaron que dos pistoleros lo seguían en una moto y cuando la víctima se acercaba a la referida farmacia, lo acribillaron a tiros.

El otro asesinato se produjo en la playa María José del sector El Potrero de La Ensenada, municipio La Cañada de Urdaneta, específicamente a las 12:30 de la madrugada de hoy martes. Extraoficialmente se pudo conocer que cuatro sujetos armados, interceptaron a seis pescadores que acaban de salir de la orilla de la playa en una lancha a realizar su faena, cuando zarparon, los sometieron unas personas que se desplazaban en otra embarcación similar. Los desconocidos, portando todos armas de fuego, despojaron a los pescadores del motor de la lancha y las redes de pesca.

Seguidamente les advirtieron a las víctimas que le notificaran a su jefe para que pagara la vacuna, al tiempo que les disparaban. Una de las balas alcanzó la humanidad de Jesús Manuel Ríos, de 24 años. Sus compañeros rápidamente se dirigieron a la orilla, pero su amigo pescador llegó sin vida.

Sin pistas de los asesinos

A pesar de conocerse el asesinato de estas dos personas en dos municipios distintos, los funcionarios del Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Cientificas, Penales y Criminalísticas, aún desconocen de la identidad y el paradero de los autores materiales e intelectuales. 

Casos de extorsión y sicariato constante en el Zulia

Durante los últimos años las denuncias sobre extorsiones y asesinatos en la región zuliana se han incrementado considerablemente, incluyendo pruebas que demuestran como los locales comerciales sobre todo de Maracaibo, los han atacado con granadas y disparos porque sus dueños se niegan a pagar vacunas. 

Tener un local comercial o una empresa en Maracaibo es un riesgo para quienes aún tienen la esperanza y confianza de que producir en Venezuela es garantía de seguridad. Pero la realidad es que muchos son contactados por los delincuentes pocos días después de comenzar a laborar y es cuando comienza la pesadilla para muchos. 

Fotografías que demuestran los ataques las han presentado en varias oportunidades a los cuerpos de seguridad del Estado para que inicien las investigaciones respectivas y se frenen estos actos delictivos, pero los resultados han sido negativos a pesar de que hasta el propio gobernador del estado Omar Prieto, ha hecho públicas estas denuncias afirmando que acabarán con las mafias en la región.

Comerciantes inseguros 

Ante el incremento de los casos de extorsión en la región, los comerciantes han exigido a las autoridades regionales y municipales reforzar la seguridad en las áreas comerciales del estado Zulia para evitar que ataquen los establecimientos. 

Mientras tanto muchas los dueños de las empresas y comercios cierran sus puertas y se van del país teniendo alguna represalia por parte de aquellos grupos delictivos que acuden a la venganza en contra de quienes se niegan a pagar la llamada vacuna. 

Municipios fantasmas por la inseguridad

En Maracaibo parece estar todo en total normalidad. Sin embargo, esta tranquilidad y la baja tasa de extorsiones se debe a que como ciudad capital del estado, concentra a la mayoría de los cuerpos policiales pero los demás municipios están prácticamente desasistidas. 

Los municipios Miranda, Cabimas, Santa Rita, Lagunillas, Jesús Enrique Lossada, Machiques y La Cañada de Urdaneta son los más afectados por el delito de la extorsión y por eso la mayoría de los casos se registran en ellos. Es por eso que sus habitantes consideran que actualmente viven en zonas fantasmas y abandonadas porque todo está cerrado y desolado. 

«Nosotros vivimos en un municipio fantasma, los comercios han cerrado casi todos por las extorsiones porque esos malandros no pueden ver que estás pintando los frentes de tu casa porque de una vez te llegan a quitarte dinero, diciendo que si tienes para pintar tienes para pagar, si tienes para el negocio tienes para la vacuna y así, como hacemos?”, afirmó un habitante del municipio Santa Rita quien prefirió estar en la clandestinidad por su seguridad y la de sus familias. 

Otra persona afirmó, que la inseguridad está tan desbordada en esos municipios de la Costa Oriental del Lago, que ni siquiera pueden sentarse en los frentes de sus casas para evitar “una mala hora». 

“Nuestras vidas han cambiado totalmente, ya no nos podemos sentarnos en el frente porque pasan los motorizados haciendo tiros y matan al más inocente, actúan así por capricho. Lo peor mijo es que no tenemos pa’ donde agarrar porque si nos queremos ir a Maracaibo hay que por lo menos vender la casa y conociendo como está todo aquí nadie las va a comprar”, afirmó María Ochoa. 

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver