Escuelas desmanteladas por el hampa en el estado Zulia

La administración de Nicolás Maduro anunció el posible retorno a clases luego de la cuarentena radical pero, ¿lo harán en escuelas desmanteladas por la delincuencia? Muchas de las instituciones educativas en el estado Zulia durante el confinamiento para evitar la propagación del COVID-19, sufrieron constantes robos y ahora ni siquiera un pupitre tienen.

Referencial / Cortesía
Escuelas desmanteladas por el hampa en el estado Zulia

La calidad de la educación en la entidad está en niveles nunca antes vistos en su historia. La crisis generalizada por la que atraviesa la nación ha causado la deserción escolar y de docentes más grandes pero ahora hay que sumarle el desmantelamiento de los colegios por la delincuencia.

Ahora es noticia: Valle del Mocotíes en el estado Mérida entre lodo y escombros

Muchas instituciones educativas padecen esta situación desde hace varios años. Pero la llegada de la pandemia del COVID-19 dio luz verde para que los delincuentes se lleven todo a su paso. Dejando sin posibilidad de seguir estudiando a muchos jóvenes, quienes a pesar de las circunstancias tienen el deseo de seguir adelante en su proceso de formación.

En el Occidente venezolano, específicamente en el estado Zulia, Liceos como el Rafael María Baralt, el Udón Pérez, el Pichincha y el Colegio Ciudad de Dios, sufren los problemas causados por los amigos de lo ajeno. Pero lo más sorprendente pasó en el Régulo Pachano. Pues lo desmantelaron en su totalidad por sus vecinos, comandados por los integrantes del Consejo Comunal.

Escuelas desmanteladas por el hampa en el estado Zulia

El colegio Régulo Pachano dejó de ser centro para la educación de niños y jóvenes para convertirse en guarida de malandros y epicentro de prostitución infantil. En sus paredes solo quedan las sombras de las pizarras mientras que los pisos están tapizados de eses fecales.

“Yo tuve que cambiar mi horario, duermo de día y estoy despierto de madrugada. El ruido de los malandros, los golpes, el olor a droga y el temor de que ingresen a mi casa a robar no me dan tranquilidad. Esto que estamos viviendo en la cuadra es feo. Increíble como dejaron robar ese colegio y aquí la única culpable es la directora”, afirmó Lubin Marín un vecino del colegio Régulo Pachano de Maracaibo.

La educación en la región está comprometida, la primaria, secundaria y universitaria pende de un hilo porque la desinversión demuestra que no es una prioridad. Mientras tanto muchos reconocen que a la llamada revolución no le importa nada, ni la educación y tampoco que estén muriendo de hambre.

Referencial / Cortesía

Eduacación en decadencia

La educación para cualquier país es un tema prioritario menos para Venezuela. Pues la alegría y la corredera de los jóvenes fue sustituida por la soledad, la desolación y por montones de basura que afean los espacios que representan el futuro. Mentras tanto quienes estudiaban en las escuelas hoy desmanteladas tienen que buscar otra institución que los prepare para enfrentar el mañana.

El Colegio Pichincha, ubicado en la parroquia Santa Lucía de Maracaibo  también corrió con la misma suerte, se encuentra desmantelado y sin la posibilidad de concretar el regreso a clases. Es sorprendente como acabaron con instituciones que son patrimonio de la ciudad.

El Pichincha era piloto en el modelo de educación, en él, atendían a jóvenes con discapacidades auditivas y tenía docentes especializados para la formación de estos pequeños. Tenían textos, equipos e incluso programas en el que les otorgaban prótesis auditivas a través de la zona educativa.

Ahora no hay nada, solo el recuerdo de lo que fue el colegio Pichincha. Los vecinos aseguran que la delincuencia se apoderó de todo, desde los pupitres hasta los computadores.

Referencial / Cortesía

Abandono gubernamental

Pero, ¿qué fue lo que ayudó al desmantelamiento del colegio Pichincha? Fácil de responder, el abandono del ministerio de educación y el gobierno nacional, que al no garantizar recursos para su funcionamiento aceleró el deterioro de toda infraestructura escolar, los pisos, techos de madera desde la época colonial, la tarima, todo está acabado.

Lo cierto es que los estudiantes ya no tienen Colegio Pichincha para estudiar.

Sus padres y vecinos del sector Santa Lucía, esperan que la administración de Nicolás Maduro y la gobernación del Zulia a través de la secretaría de educación, desocupen rápidamente de la situación del colegio y recuperen el 100% e la estructura, porque cientos de niños necesitan formarse.

Referencial / Cortesía
Escuelas desmanteladas por el hampa en el estado Zulia

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver