Comunidades de Maracaibo claman por agua potable

La mayoría de las comunidades de la ciudad de Maracaibo tienen más de dos meses que no reciben agua potable por la red de tuberías, y en los pocos sectores donde ha llegado ha sido «agua de barro» y con mal olor.

Esta es la razón por la que, los habitantes de la Urbanización Mara Norte y San Jacinto de la parroquia Juana de Ávila, ubicada al norte de Maracaibo, exigen a la hidrológica solución al problema de escasez.

Foto referencial

Ahora es noticia: Arias Cárdenas regresa al país para participar en las primarias regionales del PSUV

El exalcalde de Maracaibo Daniel Ponne y habitante de esta zona, denunció que el problema del agua es de toda la ciudad, producto de la «negligencia y corrupción» de quienes dirigen la hidrológica.

«Maracaibo tiene alrededor de dos meses que no le llega el agua. Porque la corrupción y la negligencia convirtieron a Hidrolago en Hidrobarro porque además de que no hay agua potable, las pocas veces que llega en algunas comunidades llega agua de barro y maloliente, lo que atenta contra la salud y la vida de los marabinos».

Hidrolago

Sobre las afirmaciones de Hidrolago, quienes atribuyen la turbidez del vital líquido a una supuesta deforestación, el exalcalde afirmó que de existir un proceso forestal «anárquico e ilegal que afecta el sistema hidrológico, ¿cómo es posible que ellos siendo gobierno lo permiten?».

Por el contrario, Ponne aseguró que el enturbiamiento se debe a la falta de mantenimiento de la piscina de oxidación y los filtros, lo que ha causado mayores problemas para los marabinos, quienes a diario deben elegir entre comer o comprarle agua a los camiones cisternas para poder satisfacer sus necesidades básicas.

Negocio de los camiones cisternas

 El agua escasea, pero donde llega es marrón y con olor a pescado podrido, lo que recrea el escenario ideal para que los dueños de los camiones cisternas vendan el vital líquido a las comunidades al precio que desean y sin  ningún tipo de controles por parte de las autoridades.

Paola Bravo, vecina del sector 1ro. de Mayo aseguró que los camiones cisternas nunca se ven, pero cuando escasea el agua, parecen moscas y con mucho ruido.

“Los camiones cisternas aparecen de la nada cuando no hay agua, ¿de quién es el negocio?, porque no puede ser que sea un dineral lo que se les paga, en dólares y que ni la gobernación o la alcaldía de Maracaibo hagan nada. Esto es increíble”, afirmó Bravo.

Lo cierto es que el precio de un tanque de almacenamiento de mil litros de agua potable puede  costar entre 5 y 10 dólares, pero el caso es que no todos llenan los tanques, sino que pretenden vender la cisterna en un solo viaje.

Anuncian protestas

 Ante la agudización de la escasez de agua potable en la mayoría de la ciudad y el envío del líquido con mal olor a otras zonas, los maracaiberos afectados afirman que harán una convocatoria entre varias comunidades. Además de ir a protestar en la sede de Hidrolago hasta que comiencen a recibir el agua potabilizada.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver