Abandono y carencia: la realidad de las casas y obras de Maracaibo

El abandono y la decadencia de las infraestructuras en Venezuela generada por la crisis, se evidencia en todos los estados del país. En el Zulia, mansiones y hoteles lujosos considerados patrimonios están a punto de desaparecer porque la administración de Maduro, ignora que necesitan ser recuperadas.

Viviendas y hoteles lujosos del Zulia están a punto de desaparecer como consecuencia de la crisis económica, la falta de servicios públicos y por la pandemia. En Maracaibo, la mansión Luxor y el Hotel Granada dan muestra de la decadencia en la que se encuentra el país petrolero destrozado por el llamado socialismo del siglo 21.

Ahora es noticia: Balnearios en Lara: espacios de recreación que se hunden en el abandono

Mansiones lujosas se abundaron por todo el estado desde la época Colonial, pero con el pasar del tiempo se fueron deteriorando hasta tal punto que quedaron como guarida de delincuentes, violadores y consumidores de droga.

Este es el caso de la mansión Luxor, ubicada en Maracaibo estado Zulia. Esta fue construida en 1953, es patrimonio de la región y se encuentra abandonada por quienes deberían garantizar la preservación de lugares como este.

Esta construcción tiene más de 600 metros cuadrados, dos pisos, varios sótanos y está inspirada en el templo Luxor de Egipto. Es además, una de las más prominentes del Occidente venezolano. Toda persona que pasa por el frente queda asombrada por la magnitud de la obra y el abandono en el que se encuentra.

En su interior hay soledad y el reflejo de lo que fue. Hay rastros de eses fecales, ropa de indigentes y restos de utensilios usados para el consumo de drogas.

Hotel Granada clausurado

En otro punto de Maracaibo está el Hotel Granada, espacio que durante muchos años alojó a importantes personalidades como Carlos Gardel y Mario Moreno Cantinflas. Actualmente es una estructura parecida a la de una ciudad fantasma. Está cerrada por todos lados, pero su interior aún conserva los pisos de mármol y otros elementos de lujo de la época de comienzos del siglo XX.

El Hotel Granada cerró sus puertas quedando de él, solo buenos recuerdos. Lastimosamente en vez de ser decretado como espacio cultural, pasó a ser un área oscura, de violencia, de invasiones y consumo de drogas.

Emperatriz Bolívar vive en el sector Valle Frío, muy cerca del Hotel Granada. Ella asegura que en su juventud ella y otro familiar trabajaron en el lugar lavando ropa y la mantelería. Recuerdan lo imponente de la estructura para la época, pero sobre todo cuando llegaban las celebridades y les tocaba atenderlas.

«Del Hotel Granada solo queda su estructura levantada pero en ruinas y muchos recuerdos. Nosotros que vivimos cerca y que trabajamos ahí. Estamos muy tristes por la condición en la que está. El Gobierno debería restaurarlo como hicieron con el Teatro Baralt y otras del estado», afirmó.

Recuerdos de lo que era el hotel

Quienes viven en Maracaibo ven con mucha tristeza, como las mansiones emblemáticas de la ciudad y Hoteles como el Granada se deterioran por la falta de atención de todos los gobiernos que han pasado y de quienes están ahora en el poder. Siempre hay promesas, pero nadie las cumple.

«Con este Gobierno es imposible ver este tipo de obras restauradas, todos prometen, pero nadie cumple, nos moriremos y el Hotel Granada seguirá así, qué lamentable», afirmó el abuelo Roberto León.

Mientras más pasan los días en los que gobierna la revolución bolivariana, las ciudades de Venezuela, calificadas como «pujantes» se van pareciendo más a las de Cuba, donde las edificaciones se van deteriorando a tal punto de quedar inhabitables.

María Contreras también trabajó en el Hotel Granada y tiene buenos recuerdos de él cuando funcionaba. Comenta que aún preserva sus pisos de mármol.

«El Hotel Granada era el mejor de Maracaibo, deberían recuperarlo. Intentaron devolverlo pero los que vivimos cerca y trabajamos ahí nos opusimos con fuerza hasta que abandonaron la idea. El hotel lo invadieron varias familias, eso se puso feo, la policía vino junto a los bomberos, sacaron a todo el mundo y clausuraron todas las entradas”, afirmó Contreras.

Las estructuras históricas de Maracaibo parecieran no tener dolientes. Cada día que pasa se deterioran más y sin ningún tipo de propuesta de quienes tienen el deber de mantener el patrimonio de la región.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver