Vende pastelitos, es enfermera y taxista: los oficios de una tachirense para sobrevivir en Venezuela

A sus 34 años de edad, Anyeli García, no solo es licenciada en enfermería de Venezuela, sino también una madre de dos niños, una emprendedora astuta y una artesana habilidosa. Todo con la finalidad de suplir la necesidad económica que requieren sus pequeños.

Anyeli García, joven venezolana, dedicada a la enfermería, emprendimientos y el ser madre. Foto Luzfrandy Contreras.
Anyeli García, joven venezolana, dedicada a la enfermería, emprendimientos y el ser madre. Foto Luzfrandy Contreras. NTA

Como gran parte de los jóvenes venezolanos, Anyeli tiene aproximadamente 5 o 6 ingresos, pero solo uno de ellos fijo. Estas actividades extras le permiten a Anyeli y su familia, concretar otros gastos, además de la alimentación.

Forma parte de la directiva del Colegio de Profesionales de Enfermería en el estado Táchira. Comentó que con el salario obtenido a través de su actividad gremial, no suple ni la mínima parte de lo requerido por sus hijos en edad escolar. Su salario está basado en los 130bs, más los bonos que se otorga en Venezuela.

«Todos tenemos un trabajo formal, o en el que cumplimos horario diariamente», comenta para reflejar el compromiso con su profesión. Pero su jornada no termina ahí. Fuera de su horario en el Colegio de Enfermería, se embarca en una serie de emprendimientos que reflejan su espíritu de joven venezolana.

Joven venezolana, madre y emprendedora

Tiene dos hijos, uno de 10 y otro de 6 años de edad, dice que ellos son su principal motivación. Junto a su esposo que también se dedica a realizar varias labores diarias, unen sus ingresos para costear los gastos del hogar.

Jóvenes venezolanos buscan alternativas económicas para sobrevivir y mantener su hogar. Foto Luzfrandy Contreras.
Jóvenes venezolanos buscan alternativas económicas para sobrevivir y mantener su hogar. Foto Luzfrandy Contreras. NTA

Con su hermano, inició un pequeño negocio de charcutería, su trabajo es abastecer el local. Por tal motivo la joven desde Venezuela debe viajar continuamente a Cúcuta (Colombia), para adquirir productos que luego empaca y distribuye. Su ganancia es equitativa a las ventas de la semana.

En los momentos en que la economía aprieta, Anyeli se transforma en taxista, aprovechando cada oportunidad para generar ingresos adicionales. También moviliza encomiendas, revelando su disposición a adaptarse a las circunstancias.

Su habilidad en la costura le permite crear prendas íntimas para mujeres, una labor que realiza con delicadeza y orgullo. «Confecciono cualquier tipo de lencería para damas, y cuando puedo le ofrezco a mis colegas», dijo Anyeli a Noticias Todos Ahora.

De enfermera y gremialista a joven emprendedora de Venezuela. Foto Luzfrandy Contreras.
De enfermera y gremialista a joven emprendedora de Venezuela. Foto Luzfrandy Contreras. NTA

Cuando la necesidad lo exige, Anyeli se convierte en enfermera privada. «Atiendo a mis pacientes privados, como libre ejercicio de la enfermería en Venezuela, en su mayoría para la administración de tratamientos», dice la joven.

Incluso en los tiempos más difíciles, cuando la economía parece asfixiar, Anyeli encuentra maneras de sobrevivir. En una oportunidad su tía le propuso salir a vender pasteles con masato, no lo dudó, y salió a ofrecer sus productos.

A pesar de las múltiples facetas de su vida laboral, Anyeli nunca descuida su rol más importante: ser madre. «Los fines de semana son para ellos,» dice sobre sus hijos, asegurándose de que cada momento juntos sea especial.

Anyeli García es un ejemplo de que, incluso en las circunstancias más desafiantes, el amor por la familia y la pasión por el trabajo pueden coexistir. Ella, como muchos otros jóvenes venezolanos, deben buscar múltiples ingresos que favorezcan su economía.

Síguenos
Suscríbete a nuestro
grupo de whatsapp

One Response

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
0

También puedes leer