Táchira: en Camirí arriesgan su vida al movilizarse a través de una guaya

Más de 60 familias arriesgan su vida en Camirí, Vega de Aza estado Táchira, para poder extraer sus productos agrícolas o para hacer cualquier trámite, trasladándose a través de una guaya, por carreto o a cuerda con una polea.

Camirí, estado Táchira
En Camirí, estado Táchira, se trasladan con una guaya. Foto: Luzfrandy Contreras. Noticias Todos Ahora

Fran Guerrero, habitante de la zona, comentó que tenían a disposición un puente colgante, pero las lluvias del año pasado terminaron por afectar las bases del mismo. Por tal motivo los vecinos decidieron trabajar en la construcción de un carreto sostenido por una guaya. Por ese canasto se traslada el tomate, ají dulce, el maíz y la leche que se produce en Camirí.

Explicó que cada cosecha relativamente es de 20 toneladas. Para poder movilizar sus productos cargan el carreto con cestas de 35 kilos, es decir, cada movimiento del carreto con la producción agrícola tiene un peso aproximado de 280 kilos, pero para completar los 4.500 kilos deben hacer casi 100 viajes. Esto solo llenaría un camión.

Camirí, estado Táchira
Foto: Luzfrandy Contreras. Noticias Todos Ahora

Indicó que extraer la producción agrícola de la localidad se ha convertido en todo un proceso. De hecho, algunos cultivos se han perdido porque no existe la posibilidad de trasladarla.

La guaya, una solución precaria y que pone en riesgo a los habitantes de Camirí, Táchira

Algunos accidentes se han registrado en la zona al reventarse la guaya, o incluso una mujer falleció mientras era trasladada de emergencia. La guaya requiere un mantenimiento continuo. Esta tiene un costo de 27 dólares aproximadamente y tiene que ser cambiada cada dos o tres meses, debido al desgaste y la corrosión que sufre. Hace unos meses seis personas cayeron sobre el río Torbes al reventarse la guaya y presentaron fracturas.

Cuando van solos, algunos prefieren no hacer uso del carreto, y se trasladan a través de la misma guaya con una polea y una cuerda. Cada familia de Camirí tiene consigo dos o tres de ellas, esto en caso de que se amerite. Aunque es preocupante la situación, algunos ya se acostumbraron, sin embargo, Yomar Sánchez, productor de la zona, expresó que en ocasiones «se hacen la cruz al derecho y al revés».

De la misma manera se trasladan los niños del sector. Diariamente, se movilizan a través de esta guaya 10 menores de edad que arriesgan su vida.

Piden a los organismos regionales mayor atención. «Exigimos al Estado venezolano que se haga presente. No queremos perder la producción, o una vida. Los daños que ocasiona el río a las casas lo podemos reparar, pero señores gobernantes, sepan que sobre sus espaldas, va a estar la responsabilidad de las pérdidas humanas. Aquí hay gente trabajadora que por la ineficacia de su trabajo, se ven obligados a arriesgar sus vidas para acceder a productos básicos de la cesta básica», concluyó Guerrero.

Síguenos
Suscríbete a nuestro
grupo de whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
0

También puedes leer