No se cumple con el distanciamiento social en los puntos de vacunación del Táchira

Luego de la llegada de nuevas dosis de la vacuna Sputnik a Venezuela y de su distribución a los diferentes estados del país, cientos de personas asisten a los puntos de vacunación para aplicarse la segunda dosis. Esta es una situación que alarma, pues ante la necesidad, no se cumple con el distanciamiento social.

Ahora es noticia: Enfermedades y hambre: principales causa de muerte en las cárceles venezolanas

Durante un recorrido por algunos puntos de vacunación en Táchira, se notó una gran cantidad de personas haciendo fila sin distanciamiento social y en algunos casos sin tapabocas a espera de ser atendidos con la segunda dosis.

Específicamente en el municipio Junín, el equipo de Todos Ahora observó a los cientos de habitantes que están acudiendo a los dos centros de vacunación.

Puntos de vacunación

En ambos lugares se notó el descontento, cansancio y desesperación de cada habitante por lo tardío del proceso. En el CDI del centro de Rubio la jornada inició a las 9:30 de la mañana, pero durante el tiempo que estuvimos en el lugar, no se movió la cola.

«Nos tocó que llegar a la entrada y verificar como están ingresando porque se están coleando y no respetan a los que madrugamos. No sabemos porqué tardan si ya están las vacunas, ¿o no están?, que sean claros», expresó un ciudadano en cola.

Por otro lado, en el punto de vacunación del Gimnasio Cubierto Luis Eduardo «el tierno» Gómez, la cola se generó por ambos lados. En la primera
fila solo estaban atendiendo a las personas por segunda dosis de la Vero Cell (Sinopharm), y al otro lado, estaban anotando a las personas que asistirán al
siguiente día para la primera dosis de la misma.

«Me tocaba el 21 de septiembre y me dijeron que no había. Ahora hoy que si hay no nos quieren atender y solo nos anotan para ver si tenemos posibilidad para mañana» expresó una joven consultada, que al mismo tiempo manifestó que es la tercera vez que asiste al gimnasio y en ninguna ha logrado vacunarse. «No puedo pedir permiso cada rato», dijo.

A pesar que las personas están asistiendo a los puntos de vacunación, la inconsciencia aún permanece entre los habitantes, pues en la mayor parte no se
cumple con las medidas mínimas de bioseguridad.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver