María Parada, a sus 68 años vende tapabocas en las calles de Táchira para ganarse la vida

Debido a la situación que atraviesa el país durante estos últimos años, muchos jóvenes y adultos mayores han tenido que salir a rebuscarse, a pesar de su avanzada o temprana edad. Tal es el caso de una tachirense de la tercera edad, que la crisis la obligó a trabajar.

La crisis la obligó a trabajar

Todos Ahora conoció a la señora María Parada, de 68 años de edad, quien con mucha paciencia y fe en Dios, sale todos los días a ganarse la vida en la capital tachirense.

Ahora es noticia: Cómo afectó el corte eléctrico a los jóvenes en Táchira

Desde hace cuatro meses ella llega al sector de Barrio Obrero, en la ciudad de San Cristóbal, con tapaboca y alcohol para ofrecerlos al público y así obtener un ingreso para su sustento, ya que la pensión, por la que muchos años trabajó, hoy no alcanza para nada.

“Actualmente vivo sola, con Dios y la Virgen ellos no lo abandonan a uno. Yo trabajé muchos años para tener una buena pensión y para hacer como nuestros antiguos abuelos que vivían tranquilamente de la pensión, pero ahora con siete bolívares eso no alcanza para nada”

Reafirmó la señora de la tercera edad que la crisis la obligó a trabajar, pero aún se siente en buenas condiciones y con buena salud para hacerlo, “no por la edad nos vamos a quedar sin hacer nada, debemos salir adelante” expresó

Afortunadamente detalló que le ha ido muy bien, a pesar de los días regulares y días buenos, siempre sale una venta, “me colaboran mucho en este punto, a pesar de que me canso de estar parada todo el día, la gente es muy linda y me ayudan, me siento muy acompañada” dijo.

La policía le ha impedido la venta informal

Expresó que en retiradas ocasiones solo le pidieron los documentos de identidad muy amablemente, pero nunca la desalojaron del lugar, según ella, los uniformados más bien le compraron tapabocas, “fueron muy atentos”.

¿Es rentable la venta para María Parada?

Señaló que a pesar de la crisis del país, cualquier ingreso es bueno, y más aún siendo en moneda extranjera, pues tiene que vender los productos de bioseguridad en pesos colombianos para ver las ganancias

“Hay días que se vende, como otros no, pero si hay ganancia por lo menos de 10.000 pesos, es poco pero ayuda mucho”.

Finalmente envió un mensaje a los jóvenes, para que la vean como ejemplo y nunca se den por vencidos, aseguró que mientras allá salud, lo demás es ganancia, “esto es una felicidad poder trabajar, sentirse útil y con salud, todo eso lo debemos aprovechar”.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @TodosAhora_Ve.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver