Los Ciclo-chatarra: jóvenes en Táchira que recorren kilómetros para ayudar a sus familias

Ante la falta de oportunidades y la necesidad de ayudar en el hogar, un par de jóvenes tomaron sus bicicletas y salieron en busca de chatarra, con la intención de recolectar una buena cantidad para luego venderla en la frontera del Táchira, se hacen llamar los Ciclo-chatarra, jóvenes que recorren kilómetros para ayudar a sus familias.

Referencial / Cortesía
Los ciclo chatarra: jóvenes en Táchira que recorren kilómetros para ayudar a sus familias

El equipo de Todos Ahora conoció a estos jóvenes, uno de ellos es René Castillo un joven de 23 años oriundo de Guacara, estado Carabobo, y el otro es del municipio Junín, estado Táchira, ambos jóvenes manifestaron que han recorrido la carretera de Rubio a San Antonio del Táchira (frontera con Colombia), para vender la chatarra recolectada y obtener ingresos para los gastos de su familia.

Ahora es noticia: Ferri encalló en Punta de Piedras con 113 pasajeros a bordo

“Luego de vender la chatarra, compramos mercado y después nos devolvemos a Rubio”. Mencionaron que esta labor la han realizado cada dos días o día por medio. Comenzaron con esta iniciativa hace aproximadamente un mes y medio, llevando de 40 a 50 kilos de chatarra para ser vendidos en Cúcuta – Colombia.

Señalaron que el recorrido dura entre tres a cuatro horas, dependiendo del peso que estén llevando. Destacaron que afortunadamente las autoridades en las alcabalas los han dejado transitar libremente, pero siempre está el temor de que en cualquier momento los uniformados estén exigiendo la “colaboración”.

Los Ciclo-chatarra: ¿Qué tanto puede generar esta labor?

Indicaron que ante la falta de empleo, sí es viable esta solución de llevar chatarra. «Sí queda para la comida, que es nuestra principal preocupación”. Agregando que el kilo en Rubio está en 300 pesos y en Cúcuta vale a 1.000, quiere decir que hay una ganancia de 700 pesos por kilo.

“De esto depende mi familia, tengo dos hijas y quiero que a ellas no les falte nada, sé que la situación está difícil, pero para quedarme en casa sin hacer nada, prefiero salir a llevar chatarra a Cúcuta” dijo el joven Castillo.

Referencial / Cortesía

Estudios frustrados por alto costo

El joven mencionó que tuvo que parar su carrera por los altos costos, él estudiaba ingeniería industrial. “No alcanzaba la plata para pagar semestre y me tocó decidir estudiaba o comía, una de dos”, expresó.

El compañero

También está Jhonatan Rondón, un adolescente, recién graduado de bachiller, pero debido a la necesidad en su hogar salió a buscar y llevar chatarra en bicicleta a la frontera. Mencionó que la madre siempre se preocupa con cada salida. Sin embargo, siempre han tenido su fe en Dios para que nada les ocurra. “Trato de ir con mucho cuidado por la carretera”.

Además expresó, que por ahora se está dedicando a esta actividad, pero aseguró que desea continuar los estudios para ayudar mejor a su familia, “por ahora no tengo nada definido, pero si quiero estudiar. Los jóvenes deben salir adelante así como yo, a pesar de la situación debemos ir siempre adelante y ayudar en lo que se pueda” concluyó.

Referencial / Cortesía
Los ciclo chatarra: jóvenes en Táchira que recorren kilómetros para ayudar a sus familias

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver