Laidy Gómez dijo que han recibido denuncias de extorsión en alcabalas con traslados de fallecidos por COVID-19

La gobernadora del Táchira, Laidy Gómez, aseguró que ha recibido denuncias sobre presuntas extorsiones en las alcabalas del estado Táchira en los traslados de los cuerpos de personas fallecidas por COVID-19.

«Hemos recibido varias denuncias de que en las alcabalas les están pagando a los funcionarios para que permitan el paso de cadáveres con patologías asociadas a COVID-19. Esto es realmente preocupante, ya que el traslado de un cuerpo en estas condiciones provoca un mayor riesgo de contagio», expresó Gómez.

Laidy Gómez, gobernqadora del estado Táchira/ Foto Tal Cual

Ahora es noticia: Alcalde Gustavo Delgado insistió en la necesidad de hacer vacunación masiva en Táchira

Destacó que tanto al área de epidemiologia del Hospital Central como de la Corporación de Salud, el  Ministerio de Salud les prohibió la movilización, por protocolo sanitario, de cadáveres COVID-19 al interior del estado.

«Se niegan los permisos de traslados hacia el interior del estado porque es una instrucción nacional. Sin embargo, resulta que en los puestos de control las autoridades dejan pasar los fallecidos por COVID-19», dijo.

«Están jugando hasta con los cadáveres. La extorsión en las alcabalas ya no es solo con los transportistas, los productores y los usuarios en general, sino que ahora también es con el sentimiento de una familia que ha tenido que vivir el dolor de haber perdido a sus familiares», demandó la mandataria regional.

En este sentido exhortó a la Zona Operativa de Defensa Integral (ZODI) a prestar atención a esta situaión y hacer correctivos.

«Le hago un llamado al general de la ZODI. Póngale atención a las alcabalas en la entidad porque también se están generando extorsiones para la movilidad de cadáveres COVID-19 que evade la incineración como protocolo epidemiológico ordenado por el Ministerio de Salud a nivel nacional», resaltó.

Morgue no está realizando el protocolo de recepción de cadáveres  

Los cadáveres de las personas que fallecen por patologías asociadas a COVID-19 no están siendo recibidos en la morgue del Hospital Central de San Cristóbal. Por esta razón, la gobernadora tachirense también exhortó al Servicio Nacional de Medicinas y Ciencias Forenses (Senamecf), organismo adscrito al Ministerio de Interior y Justicia a que agilice este procedimiento.

«La demora para retirar los cuerpos del área de aislamiento está provocando cuadros depresivos y de ansiedad en los pacientes que se encuentran allí recluidos. Estos tienen que convivir por un tiempo prolongado con quienes fueron sus compañeros de enfermedad y que lamentablemente perdieron la batalla», aseguró.

Según Laidy Gómez, la Sala de Anatomía Patológica (morgue), dependiente del Senamecf, no está realizando de manera expedita el protocolo de recepción de los cadáveres.

«Esto viene generando una serie inconvenientes. Además de prestarse para la publicación de especulaciones e informaciones engañosas a través de las redes sociales», dijo.

«He intentado comunicarme con el Ministerio de Interior y Justicia en reiteradas oportunidades, pero no ha sido posible. Estamos enviando una comunicación solicitando el apoyo para que el Senamecf, que es la morgue, empiece a recibir los cadáveres de quienes han muerto por COVID-19», indicó.

Balance COVID-19 en el Táchira

Por otra parte, Gómez ofreció el balance de las personas con diagnóstico COVID-19 hospitalizadas en los diversos centros asistenciales pertenecientes a la Red Ambulatoria adscrita a la Corporación de Salud.

Informó que en el área de aislamiento del Hospital Central de San Cristóbal se encuentran recluidos 85 pacientes. De ellos, seis en UCI y cinco personas fallecieron en las últimas 24 horas.

«En el área de aislamiento COVID-19 pediátrica están hospitalizados cuatro infantes de 6, 5, 4 y 2 años, respectivamente. Es propicia la oportunidad para hacerle un llamado a las madres para que extremen las medidas en cuanto al cuidado de sus hijos. Estas cifras indican que el virus está también atacando a los niños», dijo.

Asimismo señaló que en el hospital de Rubio permanecen 13 personas con sintomatología COVID-19, 13 en el Hospital de San Antonio, en La Grita 9 personas, en Colón 3 y en el centro médico de El Piñal están siendo atendidos 7 pacientes.

«Esto hace un total de 130 pacientes en la red hospitalaria dependiente del ejecutivo regional», informó.

«Con base en el reporte emitido este lunes 28 de junio por los médicos de guardia del Hospital Centinela, el número de camas disponibles es de 11. Esto obviamente varía porque de manera constante se están dando altas así como también se registran ingresos», concluyó.

Nota de prensa

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver