«Estudiamos o trabajamos»: la realidad de los niños y adolescentes en Táchira

Ante la crisis que actualmente vive el país, los niños y adolescentes han tenido que trabajar para ayudar en el hogar, ya que con lo que el padre o la madre genera no alcanza para cubrir los gastos en casa.

Todos Ahora observó de primera mano la realidad que han afrontado los niños en Venezuela, ya que el estudio y los juegos quedaron de lado, y ahora sus instrumentos son un recipiente con jabón líquido y una escoba con espuma para limpiar diariamente el vidrio de los carros y así ganar el sustento del hogar.

Táchira, niños y adolescentes

«Estudiamos o trabajamos» la realidad de los niños y adolescentes en Táchira

Uno de ellos es Kevin Mora, un joven tachirense de 19 años, que junto a otros más jóvenes que él, salen todos los días a ganarse la vida. Manifestó que desde las 7:30 de la mañana llegan a su punto de trabajo, llueva o no, en la Av.19 de Abril con intersección al viaducto nuevo en la ciudad de San Cristóbal, allí, a orillas de los carros y sin temor alguno han realizado la labor durante más de dos años.

“Desde hace dos meses la policía no nos deja trabajar y en muchas ocasiones nos toca salir corriendo porque nos quitan los instrumentos de trabajo. Hay personas que sí nos colaboran, como hay otros que no, quizás creen que uno trabaja para vicio, pero nosotros lo que hacemos aquí es para el sustento de mi hogar”

Destacaron que antes eran 11 los que trabajaron en este punto de la ciudad, pero actualmente son siete, todos provenientes del sector Valle Hondo, Troncal 5 vía el llano.

Táchira, niños y adolescentes

Otro adolescente es Jesús Becerra de 17 años edad, él manifestó que lleva trabajando cuatro años en este punto de la ciudad, y como muchos jóvenes, se vio en la necesidad de limpiar parabrisas, sin embargo, no descarta la posibilidad de continuar estudiando si mejora el país, afín de ser “alguien en la vida” y mejorar su situación.

Las ganancias dependen del día

Los jóvenes indicaron que como todo negocio hay días buenos y malos, pero a pesar de ello salen a cumplir su rol. Destacaron que en ocasiones las ganancias son de 20 mil pesos al día y si el clima lo permite, llegan hasta 40 mil pesos al día.

“Gracias a Dios todos los días nos llevamos para la comidita, yo vivo solo con mi papá, él está discapacitado, pero ahí nos bandeamos los dos”. 

Los más chicos

Uno de ellos tiene 9 años y vende dulces artesanales, este niño mencionó que prefiere ofrecer los dulces para no limpiar vidrios, ya que hay varios realizando esta labor. «Llevo dos meses y lo hago para ayudar a mi mamá y para comprarme mis cosas». Señaló que a pesar del peligro que existe en la calle no teme en salir a ganar el sustento del hogar, «sueño con ser abogado para defender los derechos de todas las personas», dijo.

Tristemente la mayoría de estos niños y jóvenes son de escasos recursos y ante la necesidad en sus hogares no les queda de otra que salir a ayudar con lo que se pueda «estudiamos o trabajamos».

Niños y adolescentes en Táchira

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver