Venezolana vende bisutería en la selva colombiana junto a su perro

En medio de los apagones, protestas y baja calidad de vida, Mariana Bolívar, de 57 años de edad, su hijo y su mascota, salieron de la crisis de Venezuela en el 2019 con rumbo a Lima, Perú. Allí se establecieron y trabajaron como pudieron, sin papeles y en medio de la necesidad. El viaje en camioneta duró casi una semana, pero creían que su tranquilidad volvería al cruzar la frontera.

Venezolana vende bisutería en la selva colombiana junto a su perro 0

Ahora es noticia: Jovenes en Sucre exigen a Cantv mejoras en el servicio

Relató que en esa época en Venezuela vivió muchos momentos de estrés, estaba más delgada, se sentía incómoda en su casa, además de problemas familiares serios. Tenía un pequeño local en Naguanagua, donde residía, pero ya no le generaba ingresos; vendían papelería y bisutería, algo que siempre le ha encantado a Mariana; también su casa estaba convertida en una residencia para estudiantes e igualmente no le generaba ingresos suficientes.

«Los días del apagón yo estaba trabajando en una barbería que monté después, no tenía punto de venta y quien me pasaba la tarjeta no pudo transferirme en los cinco días de apagón; no había efectivo en esa época y nos quedamos completamente sin dinero», contó.

Un viaje hasta Perú lleno de estrés

Bolívar y su hijo, luego de huir del país, por sus problemas económicos y familiares, tomaron el bus de camino a Perú, a su hijo unos días antes le habían robado la cédula; para poder atravesar las alcabalas tenía que bajar casi un kilómetro de distancia y andar como mochileros, con el frío de la noche, pues era la única forma que no le pedían cédula.

Una vez que llegaron a la frontera, no querían dejar pasar a su mascota, que los acompañaba desde la salida de Valencia, a pesar de tener los documentos y pago todo lo que necesitaba. Tuvieron que pasar por trocha de Venezuela a Colombia, donde la energía era tensa y angustiante, sintió mucho miedo, «pedía valentía a Dios para poder cruzar» dijo .

«Cuando llegamos a territorio colombiano yo me sentí libre de toda la situación» expresó.

En el autobús atravesando Colombia, vivió un choque no tan grave en una de las montañas, escuchó varios comentarios de algunos pasajeros que ya habían estado en Perú, relatando que no se conseguía trabajo ni papeles, Mariana igualmente sintió que era mejor estar allá que en Venezuela.

Llegó por fin a Ecuador, pero su pesadilla comenzaba, sintió paranoia porque su hijo no contaba con los papeles necesarios, tuvo que ver a un psicólogo, disponible para los migrantes en la frontera, precisamente para este tipo de casos.  Mariana había comprado medicamentos y comida para su perro, pero se los robaron en la frontera.

Venezolana vende bisutería: Diferentes trabajos y experimentó la xenofobia en carne propia

Asimismo contó que al llegar a Lima, antes de la pandemia, trabajó limpiando casas, luego vendiendo bisutería, entre otras cosas; pero sintió mucha xenofobia y cada vez que buscaba trabajo no la recibían. No tenían papeles para trabajar, su hijo pasaba calamidades con pagos por debajo de lo necesario mientras vivían en pequeño cuarto.

Decidieron cambiar de sitio y viajar a Iquitos; una ciudad peruana que se encuentra muy cerca de la selva amazónica, allí se dedicó a la venta de bisutería y perros calientes, mientras su hijo buscaba sus papeles como ciudadano colombiano. Se fue y la dejó sola, ya que Mariana se encontraba irregular con sus papeles migratorios.

Venezolana vende bisutería en la selva colombiana junto a su perro 1

Ahora unos meses después, en la búsqueda de seguir a su hijo a Colombia de Iquitos, viajó a la región amazónica de Colombia. Dijo a NTA que tiene las tres fronteras cerca: Brasil, Perú y Colombia, no considera que la zona sea peligrosa, porque puede trabajar vendiendo la bisutería en una plaza con su manta sentada en el suelo, compartiendo con otras personas de diferentes culturas. Es lo que le ha tocado vivir y confía en que pueda lograr volver a ver a su hijo y tener la paz que tanto anhela.

Venezolana vende bisutería en la selva colombiana junto a su perro 2

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp.

Reylis Quiñones

Corresponsal de Carabobo “Ser periodista es tener el privilegio de cambiar algo todos los días". Gabriel García Márquez

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver