Ser madre migrante: Lo duro de sufrir un accidente y quedar en pausa lejos de casa

El domingo 12 de septiembre Oscarina Coronado, joven venezolana sufrió un accidente en Argentina mientras trabajaba como repartidora en su bicicleta. Sufrió una fractura de radio tibial en la rodilla derecha, por lo que su vida como migrante se encuentra paralizada hasta lograr
operarse.

«Lo más duro de emigrar ha sido comenzar de cero teniendo una niña. No puedes darte la libertad de que te vea triste aunque anímicamente estés mal. Te sientes sola a pesar de que tengas a tus amistades a tu alrededor. El coronavirus fue un gran golpe para mí porque me quedé sin empleo, y ahora que retomé me ocurrió esto», contó.

Oscarina Coronado

Ahora es noticia: La venezolana que salió de su zona de confort y emprendió vendiendo arepas en las calles de Buenos Aires

Un perro atravesado, perder el equilibrio y terminar en emergencias del hospital

Oscarina manejaba en horas del mediodía por la zona de Haedo, al oeste de Buenos Aires. Iba camino a buscar un pedido, cuando un perro se atravesó en cuestión de segundos en su camino. No le dio tiempo de esquivarlo, perdió el equilibrio y tuvo una fuerte caída.

«Mi rodilla pegó del piso y comencé a gritar del dolor solo pedía que por favor me ayudarán. Las personas que se acercaron me movieron a la orilla de la vía para que pasaran los autos, llegaron la policía y la ambulancia para trasladarme al hospital», comentó.

Luego de horas de espera y la evaluación de los médicos, el diagnóstico llegó: fractura de radio tibial de la rodilla derecha y la indicación de una
cirugía de urgencia porque sus ligamentos se vieron comprometidos.

Las preocupaciones tras el diagnóstico desalentador para Oscarina

Como muchos migrantes, la joven madre venezolana no cuenta con seguro médico, por lo que acudió a un centro de salud público. Y aunque la atención y la cirugía están garantizadas, hay gastos que debe cubrir para poder operarse y esta se ha convertido en su mayor preocupación.

Oscarina se encuentra sola con su hija en el país sureño, con amigos que como bien dice se han convertido en su familia, pero su único ingreso económico era trabajar de delivery. Ahora se le imposibilita trabajar para cubrir los gastos del procedimiento que superan los 35 mil pesos argentinos, que equivalen a un aproximado de 200 dólares. Además de los gastos diarios como alquiler, comida y servicios.

«Me piden unos materiales quirúrgicos los cuales deben correr por mi cuenta. El servicio público me presta su atención pero con la condición de que yo tenga esos materiales quirúrgicos y al tenerlos ellos me asignan una fecha para la operación sumándole a esto puede que tarde, pues hay muchas personas en la lista de espera», dijo.

El miedo cuando se es madre y todo se te paraliza

Llegó en diciembre de 2019, con su hija que ahora tiene 7 años, en búsqueda de una mejor calidad de vida y ofrecerle un mejor futuro a su pequeña. La venezolana confiesa que llegó con la maleta repleta de sueños, pero con el pasar del tiempo todo se convirtió en una montaña rusa y a su paso se consiguió con grandes trabas que le han dificultado el camino.

«Se siente frustrante, con miedo y un poco de angustia, porque hay alguien que depende de ti, aunque su papá esté pendiente de ella, uno
como mamá lo es todo para sus hijos. Ella es una niña valiente, fuerte, bondadosa e inteligente. Yo le hablé y le expliqué que la situación cambió, que debo estar así por un tiempo y que poco a poco van a mejorar las cosas», comentó.

Justo cuando comenzaba en un restaurante anunciaron el cierre total de los establecimientos, pues se declaró pandemia a la COVID-19 y se impuso una cuarentena radical en Argentina. Pero ella no podía detenerse pues tenía que mantenerse a ella y a su hija. Durante ese tiempo vendió ropa, tapabocas, accesorios e incluso comida, así logró sobreponerse al duro momento.

Pero ahora, una vez más la vida la pone a prueba con una fractura que la mantiene en silla de ruedas y en cama por tiempo indefinido, sin poder caminar, sin poder trabajar. «El aprendizaje lo sigo teniendo cada día, que por más complicada que esté la situación no debes rendirte, que debemos aceptar la realidad, el ahora, valorar cada momento por muy alegre o triste que sea, valorar a tus seres queridos cuando lo tienes, valorar cada plato de comida que tienes, a las personas que te ayudan y que están ahí hombro a hombro apoyándote de una u otra manera», señaló.

Quienes quieran apoyar a Oscarina para lograr su operación, pueden hacerlo a través de los siguientes medios:

  • Número telefónico: (+54)11-2387-7630
  • Datos Bancarios: Oscarina Coronado. CBU: 0720784888000035698386. Banco Santander.
  • GoFundMe: https://www.gofundme.com/f/ayuda-a-oscarina-a-recuperar-surodillautm_source=facebook&utm_medium=social&utm_campaign=p_cp%20share-sheet&fbclid=IwAR3xuhJ414Sr90blecmgMa-5fCDnu- i9lnYYJsHubM8rrOCQVVLE4q-aImg

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver