Ropa en desuso se transforma en nuevas piezas para estrenar

La crisis económica también es una oportunidad para brindar a quienes menos tienen la posibilidad de estrenar prendas “nuevas”. En El Valle del Espíritu Santo en el estado Nueva Esparta, Carmen Millán transforma la ropa en otras piezas: nada se pierde, todo se aprovecha.

Ropa en desuso
Foto: Cortesía

Iniciativa y creatividad. En esas dos palabras resume la aplicación de sus habilidades para crear y hacer. En sus manos papel, tela, cartón, plástico entre otros se transforman en objetos utilitarios.

Ahora es noticia: Madre carabobeña no tiene recursos para ayudar a su hijo con hidrocefalia

“Me encanta y disfruto lo que hago”, dice mientras muestra los shorts para niños que confecciona con mangas de franelas. Esa parte de cualquier camisa es convertida en una prenda diferente, hasta en bóxers.

Con material de provecho se hacen muchas cosas, cuenta emocionada y enumera: cotillones con los envases plásticos, cestas y recuerdos para fiestas infantiles, papel y revistas se convierten en cestas y figuras decorativas, con recortes de tela deja volar la imaginación.

Ropa usada en Venezuela

“Yo recojo todo. Le digo a la gente que no bote nada porque todo se puede aprovechar y transformar”. Así lo indicó al mostrar los bolsos hechos con pantalones y faldas.

Con retazos de tela arma “bolsos ecológicos” para las compras y es que mínimo trozo de un textil puede ser una nariz o un par de ojos para la figura que decora un cotillón, una muñeca de trapo o un payaso de recortes.

Inseguridad al acecho

Pero todo no es satisfacción. Tres personas entraron al espacio habilitado en su casa como taller y cargaron con los conos de hilo de coser cuyos precios oscilan entre 2 y 4 dólares, lo que significa una gran pérdida.

“Se llevaron los hilos y reponerlos es muy costoso”, expresó con tristeza pues eso para esta fecha le impide elaborar las prendas buscadas por la modesta clientela que no tiene mucho para gastar en la ropa de su familia.

¿Retirarse de la labor de aprovechar ropa usada en Venezuela?

Carmen Millán está próxima a cumplir 70 años, pero el retiro no está en sus planes. “Tengo 47 años trabajando en esto y me gusta lo que hago, compartir lo que sé, enseñar a otros”.

Domina más de 70 técnicas y ha recorrido todo el estado con sus cursos de elaboración de hamacas, piñatas, bolsos y morrales, estampado en madera, tela y otros objetos, cerámica artística y tradicional, arreglos florales en arcilla, entre otros.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @TodosAhora_Ve, InstagramFacebook y nuestros grupos de WhatsApp. 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver