Padre con sus hijos en España

Raphael Aray, es un padre ejemplar, que siempre dará todo lo que este y no este a su alcance por sus dos hijos y su futuro. Rafael Aray Campos (23 años) y Sofía Aray Campos (17 años), son los protagonistas de esta pequeña historia.

Estos emprendieron un viaje a España, por un mejor futuro estudiantil para Sofía, recién graduada de bachillerato y Rafael, recién graduado de Derecho, donde pueda ejercer su profesión que desde pequeño le ha gustado.

Ahora es noticia: Varados y sin respuestas venezolanos en Argentina

Son las 1:00 a.m, suena la alarma de Aray, este se despierta exclusivamente a esa hora para desearles a sus hijos los “buenos días”, debido a que en Madrid, España son las 7:00 a.m. Es una promesa que se hizo así mismo, que nunca le falten los buenos días a sus hijos.

El miedo y la preocupación de este papá ocurre, cuando España era el epicentro de la pandemia por la COVID-19. La comunicación con ellos era una tarea casi imposible. Aunado al hecho de que Venezuela tiene el peor internet del mundo.

Raphael, quien reside en una habitación de Caracas por motivos laborales, se veía muy preocupado por no saber nada de ellos, mas por el hecho de no poder salir a ningún lado, debido a la cuarentena, a tomar aire fresco para despejar su mente y no pensar en esto.

Pasaba horas y horas preocupado por ellos, no le llegaban los WhatsApp y tampoco le caían las llamadas. Cuando estos por fin podían comunicarse con su padre, él no tenía internet para hablar con ellos.

Un padre con preocupación y tristeza

Llegó hasta dos días sin saber nada de ellos. En ese entonces, llegó la nostalgia a este padre. Pensar en el “hola, apito” que le decía su hija, con su voz angelical y el “hola, pa. Bendición” de su hijo mayor, su campeón, lo iban carcomiendo minuto a minuto donde no sabía nada de ellos.

Cuando por fin pudo logar establecer conexión con ellos, trató de no romper en llanto al poder ver que estaban sanos, salvos, y resguardados en casa con su tía.

El verdadero terror para Aray ocurrió, cuando el esposo de la tía de sus hijos, con el cual residen, había dado positivo para coronavirus. La desesperación de este padre llegó a tal punto de tener que tomar infusiones de manzanilla para poder calmar los nervios.

De tan solo pensar que algo les pudiese ocurrir a ellos, lo torturaba mentalmente, debido a tantas noticias, imágenes y videos que había visto en días anteriores, de lo mal que se las estaba viendo esa nación.

 Afortunadamente, gracias a Dios, no pasó nada y todos gozan de una excelente salud y bienestar físico.

Sofía, se prepara para su examen de admisión en una universidad de Madrid, vía online. Debido a sus excelentes calificaciones del bachillerato, con un promedio general de todos los años cursados de 19,80 puntos, le facilita mucho más las cosas.

Por otro lado, Rafael, se encuentra haciendo su revalidación del título con el cual se fue de Venezuela, para poder ejercer con orgullo su carrera y dejar el nombre de nuestra nación en lo más alto.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver