Madre primeriza en Chile durante la cuarentena

Estar en medio de una pandemia, vivir una cuarentena, ser extranjero y además velar por la vida de un pequeño retoño que crece en tu interior es un reto. Karen Escalante, madre primeriza de joven merideña de 24 años relató su historia la equipo de Todos Ahora desde Chile, su nuevo país de residencia que en medio de la emergencia sanitaria le dio la oportunidad de ser madre por primera vez.

Maximiliano de Jesús Urbina Escalante o “Maxi”, como le dicen sus padres, con ocho días de nacido en la región Ñuble de la ciudad de Chillan se convirtió en una bendición para su familia en medio de la emergencia. Sus padres escogieron el nombre de Jesús, “porque para nosotros es un milagrito que todo esté bien a pesar de los tiempos difíciles de la pandemia en el que nació”.

Ahora es noticia: Día 56: Embarazada primeriza en cuarentena

Chileno y venezolano

Aunque es chileno, desde el momento en que abrió los ojos sintió la presencia de sus raíces. Sus padres Karen Escalante y David Urbina junto a Jaime Montecino, el ginecólogo que lo trató, todos venezolanos son los primeros rostros que Maximiliano conoció el pasado dos de mayo a las nueve y media de la mañana.

La mamá de Maximiliano es Diseñador Gráfico y estudiaba Ingeniería en la Universidad de Los Andes (ULA), al llegar a Chile en el año 2017 le tocó iniciar su carrera desde cero, además de emprender en el turismo y trabajar en un local de comida y delicadeces al lado de su esposo.

La distancia de la familia, el sentirse sola en un lugar extraño y pensar en una nueva vida son los temores que primero experimentó Karen como madre primeriza, al saber que esperaba un bebé. “El hecho de yo querer ver a mi mamá, que estuviera aquí, que me ayudara. La extrañaba, tenía un año sin verla y no quería seguir más tiempo sin ella. Eso fue una de las cosas más difíciles de aceptar en mi embarazo. El hecho de estar sola”.

Cotizar un seguro da muchos beneficios en el área de salud para los residentes en Chile, los padres de Maxi cuentan con esta posibilidad y lograron traer al mundo a un bebé sin complicaciones. “El parto y las consultas sale gratis. Te dan las vitaminas y lo medicamentos si llegas a enfermarte durante el embarazo».

«Te dan corral, leche, ropa, el canguro donde va el bebé, la pañalera, teteros, las sabanas de la cuna, la almohada de amamantar, un móvil, juguetes». Contó Karen como parte de su experiencia dentro del sistema de salud chileno tanto público como privado.

Tres días estuvo Karen en la clínica, su habitación como medida de prevención era esterilizada en todo momento, al igual que el uso del tapa boca en ella y en quienes la rodeaban.

Dificultades del embarazo durante la cuarentena

Durante el embarazo Karen trabajaba y estudiaba con normalidad, pero al llegar la cuarentena otras preocupaciones surgieron. Para el momento, se encontraba en la semana 32 de gestación.

“El problema con la cuarentena fue horrible. Tener un bebé en cuarentena es lo peor que puede pasar porque tuve que dejar de trabajar antes de lo estipulado por la ley chilena.

«La primera semana me lo tomé con tranquilidad y pensaba en descansar y reposar. Al pasar los días, comencé a ver muchas noticias y llegue a un punto donde la salud mental empiezó afectarme y los nervios son lo peor».

Tenía la suerte de contar con el permiso médico y seguir recibiendo ingresos mensuales de mi trabajo. La parte económica gracias a Dios estaba cubierta. Pero, mi esposo es el encardo del local donde trabajamos y él salía a diario. Eso me causaba trauma porque si él se infecta, me infecto yo y se infecta el bebé.

Preocupaciones como madre primeriza

Pensaba que de repente después de que el bebé nazca yo no lo pudiera amamantarlo por estar enferma. En esos momentos pensé un sinfín de cosas, me saturé de información. Escuchaba distintas predicciones sobre el aplanamiento de la curva y opiniones que decían que llegaríamos a un contagio como el de Italia.

Llegue al punto de conectarme con Dios para no caer en la locura y empezar a calmarme, dejé de ver noticias. Solo buscaba lo necesario como las recomendaciones de prevención y los anuncios del ministro. Empecé a distraerme con clases y trabajo online”.

Donde vive la familia Urbina Escalante los contagios han bajado, la cuarentena se levantó una semana antes del parto. La medidas de seguridad se mantienen constantemente, cierre de las calles peatonales, el uso obligatorio del tapa boca, la desinfección constante de las manos al entrar a un lugar. La atención de los servicios en grupos de cinco personas y el toque de queda de 10:00 p.m. a 5:00 a.m.

Una madre en el extranjero vive situaciones complicadas que al lado de su familia se evitarían. Karen madre primeriza, dio a luz por cesárea, no cuenta con un familiar cercano que le ayude a cuidar de su herida, de la dieta y a su vez del bebé. Sin embargo, encontró apoyo de dos amigas mientras ella logra recuperar por completo sus fuerzas.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver