Las dos caras de la moneda tras el gesto de Argentina con Nicolás Maduro

Un inesperado movimiento se dio este miércoles en la política internacional. Argentina anunció su retiro del denominado Grupo de Lima, alegando que esta coalición “busca aislar al Gobierno de Venezuela y a sus representantes, y no han conducido a nada”.

A finales del pasado año mucho se hablaba de una posible grieta entre ambas naciones, tras el voto que dio el país sureño ante la ONU apoyando la resolución que condena las violaciones de los derechos humanos en Venezuela. Pero esta semana todo dio un vuelco, y creó un ambiente de tensión por la incertidumbre sobre el futuro de esta relación.

Grupo de Lima

Ahora es noticia: Eurostat: 90% de los venezolanos que pide asilo en la UE lo hace en España

Grupo de Lima

“No hay bloqueo, hay dictadura”

Las reacciones no se hicieron esperar. Elisa Trotta, representante diplomática del Gobierno interino se pronunció a través de su cuenta de Twitter. “Lamentamos la decisión del Gobierno argentino de abandonar el Grupo de Lima. Desde 2017 ha sido fundamental para denunciar las graves violaciones a los Derechos Humanos en Venezuela. Y para trabajar en la única solución real, que es recuperar la democracia en nuestro país”.

Trotta le recordó al Gobierno argentino algunas de las razones por las que los venezolanos luchan contra una dictadura. «Ha asesinado a decenas de miles de personas por represión, operativos parapoliciales, hambre, falta de medicinas y más. El mundo entero sabe perfectamente que las sanciones no son las causantes de lo que viven los venezolanos. El único culpable de la emergencia humanitaria compleja es Maduro y sus crímenes de lesa humanidad», aseveró.

La excusa de Solá

“Fue formalizar algo que venía ocurriendo desde diciembre de 2019…”, de esta forma Felipe Solá, canciller de Argentina, se excusó sobre la decisión.

Además aseguró que el no avance no es solo responsabilidad del Grupo de Contacto o de los que tienen intereses en que el pueblo de Venezuela tenga una situación democrática sólida, “sino que también es responsabilidad del Gobierno de Venezuela”.

Foto cortesía.

Al consultarle sobre el motivo de la salida, Solá manifestó que el Grupo de Lima tiene un nivel de dogmatismo mucho mayor y el país se siente más cerca del debate que se da en el Grupo de Contacto. “El Grupo de Contacto (de la Unión Europea) se plantea debatir el no avance de ningún tipo de relación a Venezuela, cosa que no ocurría con el Grupo de Lima”.

Pese a la ola de comentarios y reacciones que ha generado esta postura, el canciller argentino reiteró insistentemente que “no habrá cambios en la relación del país con Venezuela ni con Estados Unidos”.

El comunicado

 A continuación la transcripción íntegra del comunicado emitido por el Gobierno argentino:

 En el día de la fecha, la República Argentina formalizó su retiro del denominado Grupo de Lima. Esto al considerar que las acciones que ha venido impulsando el Grupo en el plano internacional, buscando aislar al Gobierno de Venezuela y a sus representantes, no han conducido a nada. Por otro lado, la participación de un sector de la oposición venezolana como un integrante más del Grupo de Lima ha llevado a que se adoptaran posiciones que nuestro Gobierno no ha podido ni puede acompañar.

Diálogo inclusivo

Una vez más, reiteramos que la mejor manera de ayudar a los venezolanos es facilitando que haya un diálogo inclusivo que no favorezca a ningún sector en particular. Pero si a lograr elecciones aceptadas por la mayoría con control internacional. Es claro que no pueden las autoridades venezolanas desconocer, sin embargo, que producir las condiciones para un diálogo que resulte productivo es primordialmente su responsabilidad. Un diálogo del que deben formar parte, pero del que no puede apartar a la oposición en su conjunto. Un diálogo que sin duda se vería enriquecido con voces provenientes de los principales actores sociales del país, como la Iglesia, el sector empresario y las organizaciones no gubernamentales, sin exclusiones.

La pandemia de la COVID-19

En un contexto en el que la pandemia ha hecho estragos en la región, las sanciones y bloqueos impuestos a Venezuela y a sus autoridades, así como los intentos de desestabilización ocurridos en 2020, no han hecho más que agravar la situación de su población. En particular, la de sus sectores más vulnerables. Es importante señalar que las sanciones han afectado el goce de los derechos humanos de la población venezolana. Esto de acuerdo a lo que se constata en el informe de la Relatora Especial sobre las repercusiones negativas de las medidas coercitivas unilaterales en el disfrute de los derechos humanos.

Con este espíritu, la Argentina continuará sosteniendo su compromiso con la estabilidad en la región. Buscará encaminar soluciones pacíficas, democráticas y respetuosas de la soberanía y de los asuntos internos de cada Estado.

 

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver