La médico venezolana que salvó con injerto de piel de cadáver a niña en Argentina

Su nombre se dio a conocer en los titulares de noticias locales por protagonizar un hecho inédito: salvar la vida de una nena argentina que ingresó al centro de salud con el 35% de su cuerpo quemado, y lo hizo con injerto de piel de cadáver.

Fanny Rondón Torres, es cirujana plástica y miembro adherente de la Asociación Argentina de Quemaduras. Llegó el 4 de agosto de 2014 al país sureño y aunque no fue fácil el camino, hoy aporta su profesionalismo y vocación a la provincia que se convirtió en su segundo hogar.

Ahora es noticia: «Nuestros ahorros también se quemaron, quedamos sin nada»: el drama de pareja venezolana que sufrió incendio en Argentina

 “Me siento muy orgullosa de haberme formado en Venezuela. Aprender medicina en Venezuela es algo muy valorable. Creo que una de las fortalezas del médico venezolano en el exterior es eso del trato humanizado, de no solo ver al paciente sino su entorno. Esa dulzura, esa calidez y ese tacto para llegarle al otro. Y también siento mucho orgullo de mirar atrás, ver todo el esfuerzo y todo lo que ha pasado para llegar a este momento, es muy reconfortante”.

La médico venezolana en Argentina que logró un procedimiento quirúrgico inédito

Es la primera vez que se hace este procedimiento con piel cadavérica en la provincia de Santiago del Estero, al norte del país. El Hospital Centro Provincial de Salud Infantil Eva Perón fue el escenario para que el personal médico hiciera lo que mejor sabe hacer: salvar vidas.

Y allí estaba ella, la doctora Fanny, con un equipo de profesionales que lo dieron todo en un proceso que según cuenta a Todos Ahora, resulta bastante minucioso para lograr resultados positivos.

“Para tratar quemaduras graves se necesita mucho más que un cirujano, se necesita de un equipo interdisciplinario. El tejido se mantiene a temperatura de -24 grados centígrados, y el proceso para descongelarlo sin que sufra ningún trauma, es minucioso, por cada uno de los pasos que conlleva, desde el pedido administrativo hasta lograr trasladarlo en cavas refrigerantes especiales”.

“No dudé en utilizar la piel cadavérica ni un instante”

Para la médico especialista en quemaduras infantiles no hubo duda alguna en aceptar esta opción, pues la prioridad era salvar la vida de la niña. “No era una cuestión menor y no lo dudé. Cuando hablé al banco de tejidos para solicitar membrana amniótica que era lo que tenía planeado utilizar, ellos ofrecieron piel cadavérica por ser mucho mejor, más estable y un apósito temporal biológico, que se maneja como un injerto propio del paciente”.

Según nos explicó este tejido se maneja como un injerto propio del paciente. Se coloca y se deja cicatrizar y generalmente los pacientes tras este proceso, al cerrar la herida se recuperan muy bien, tal como le ocurrió a la pequeña.

Para la venezolana al mirar el resultado de esta y otras intervenciones quirúrgicas que han salvado la vida de sus pacientes, se siente el deber cumplido. “Ver a la niña recuperada es una satisfacción enorme, verla sonreír al mandarla a su casa y que empatice con todo el personal, no tiene precio, es el mejor resultado; y creo que le pasa a cualquier médico o personal de la salud”, agregó.

Del Zulia a Santiago del Estéro

Aunque su familia tiene orígenes andinos, Rondón es zuliana. Nació en un pueblo llamado Lagunillas, un campo petrolero ubicado en la Costa Oriental del Lago. Al comenzar la universidad se mudó a Maracaibo, donde estudió su carrera en la Universidad del Zulia. Tiempo después  vivió en la capital del país para seguir formándose como profesional de la salud.

Como muchos venezolanos decidió salir de su tierra por el escenario poco favorable que veía a su alrededor. Sin embargo, antes de tomar sus maletas, lo intentó todo para quedarse.

Luego de varios episodios donde le vio la cara de frente a la inseguridad en Caracas, se mudó al interior del país donde se suponía podría encontrar tranquilidad, pero otros aspectos la hicieron decidirse por Argentina como nuevo destino en el año 2014.

La médico venezolana que salvó a niña con injerto de piel de cadáver en Argentina

“La migración no es nada fácil”

Fanny reconoce que el camino del migrante no es fácil, y le parece paradójico que para el venezolano tanto vivir dentro de su país, como fuera de él, sea complicado. “No tenemos una historia de migrantes, no nos enseñaron eso, jamás pensamos que íbamos a pasar por esto. Lo que sí creo es que somos muy resilientes, para convertir las cosas no tan agradables en fortalezas”.

En lo que respecta a su caso específico, la mayor complejidad, fue el llegar a un país que no había firmado un convenio de homologación de títulos o reconocimiento de títulos, que tenía que haberse hecho en Margarita en el año 2013.

Fue un proceso largo que dura entre tres a siete años, con varios intentos fallidos, donde finalmente por un decreto pudo obtener en el año 2019 su convalidación por el Ministerio de Educación y el Ministerio de Salud Argentino.  “No es un camino fácil pero hay que tener mucha paciencia y perseverancia en cada paso que des”.

Otros caminos de la venezolana antes de ejercer la medicina en Argentina

Llegar al extranjero y encontrar de momento las puertas cerradas para ejercer la carrera para la que tanto se preparó, la hizo enfrentarse a un escenario incierto, pero que tomó con la actitud más optimista.

Desempolvó las experiencias que traía consigo en su maleta y se reconectó con una pasión que experimentó en los años que vivió en Caracas, la gastronomía. Y fue así como se aventuró con un emprendimiento en principio de pastelería y dulces venezolanos que luego se convirtió en un resto a puerta cerrada en la tierra del tango.

Su primer acercamiento al rubro de la salud fue como empleada en un spa y la recuerda como una gran oportunidad para conocer a la comunidad argentina.

De allí, presentó sus papeles en un hospital de la provincia donde finalmente, después de ser evaluada por el director del hospital, pudo ejercer bajo la tutoría de un cirujano. “Trabajaba con él, como su ayudante. Los argentinos se caracterizan por ser muy solidarios, y me dieron la oportunidad de trabajar a pesar de que no tenía mi título convalidado”.

Lo duro de dejar los afectos en Venezuela

Argentina es ahora su casa, en todo el sentido de esta frase. Pues en el año 2017 recibió la nacionalidad en este país que le ha regalado tantas oportunidades.

“Yo me convertí en emprendedora, perseverante y ciudadana del mundo. Los médicos somos ciudadanos del mundo, somos médicos y servidores en cualquier parte. No importa dónde hayas estudiado, tu deber es servir y ayudar en todo lo que puedas y es lo que hago,y me lo tomo con mucha pasión y mucha responsabilidad”.

 Para la zuliana lo más difícil de la adaptación ha sido el clima, y dejar todos sus afectos en Venezuela. A sus amigos, familia, y a los amigos que se convirtieron en familia. “Yo vivía frente a la playa así que extraño mucho eso. La pandemia nos ha hecho reflexionar y vino a enseñarnos a pensar más en el ahora. No sé si volvería a Venezuela, por ahora no lo tengo planteado, pero tampoco está descartado, ya no se puede planificar el futuro, no sabemos qué va a pasar mañana”.

Referencial / Cortesía
La médico venezolana que salvó a niña con injerto de piel de cadáver en Argentina

One response to “La médico venezolana que salvó con injerto de piel de cadáver a niña en Argentina

  1. que grande Doctora Así somos los Venezolanos Te lo digo yo que nací en Argentina y vivo en este Maravilloso país que se llama Venezuelarube

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver