Fundación Don Bosco de Mérida: una labor por al menos 38 años

La Fundación Don Bosco surge hace aproximadamente 38 años en la ciudad de Mérida, como una propuesta de unas jóvenes estudiantes que querían atender una serie de problemas, que veían en niños que se encontraban en situación de calle.

Una de las primeras ideas que las jóvenes fueron implementando, se ha tratado de entregas de desayunos a niños que se encontraban en la plaza Bolívar. Cada una de ellas preparaban entre tres a cuatro arepas y un termo de café y se trasladaban hasta el lugar para hacer las entregas.

Ahora es noticia: Guaidó: «Retienen a un periodista porque el problema no es atrapar a la banda armada, es dominar la narrativa»

Más adelante, empezaron a realizar actividades recreativas para estos niños, con la intención de crear un vínculo con ellos, e irlos conociendo y saber en qué condiciones estaban. Es partir de allí que este grupo de jóvenes sintió la necesidad de hacer una casa para albergar a niños. Esto ante la gran cantidad que se encontraba en calle y en condición de mucha pobreza en ese momento bastante fuerte.

Emilia Márquez una de las fundadoras de la fundación nos comenta que no contaban con un lugar para llevar a estos niños, por lo que deciden alquilar una casa y dotarla para albergar a los más expuestos.

“Algunas de las mamas de nuestro grupo de compañeras se identificaron con la idea y con esa iniciativa que queríamos desarrollar. Tomaron la decisión de buscar una casa y pagaron el alquiler de este. Además buscaron a más personas para que unieran y colaboraran con los pagos de servicios”, sostuvo Márquez.

Y dieron inicio a la primera casa hogar con nueve niños y casi siete muchachas viviendo allí; preparando comidas, haciendo actividades recreativas y encargadas de todo, poco a poco fueron sumando esfuerzos y recibiendo donaciones para el funcionamiento de la casa.

Donación del terreno para la sede

Asimismo, Márquez comenta que fueron cambiando de casa porque cada vez eran más niños los que albergaban y los espacios se les quedaban pequeños. Es por ello que, hicieron las gestiones con los Salesianos y lograron que estos donaran un terreno en el que pudieron construir su sede propia.

Esto fue posible gracias al aporte de bienhechores, amigos de sus mamas; y muchas otras personas que se fueron sumando y dando sus aportes, y que una vez construida esta casa hogar estas personas siguieron colaborando. Sus aportes conformaban el presupuesto de la casa hogar para comidas, calzado, ropa, y para solventar situaciones especiales que se pudieran presentar.

En Fundación Don Bosco Mérida, brindamos la oportunidad de hogar, estudio y formación humano cristiana a niños y adolescentes que se encuentran en situación de riesgo y peligro. Apoya, únete y dona en nuestra causa.

La Fundación Don Bosco, a la luz del Evangelio y de las enseñanzas de San Juan Bosco, tiene como finalidad procurar el desarrollo integral sostenible de la persona humana, preferentemente los más pobres. Esto a través de la promoción del menor; la juventud, la familia y la comunidad, haciendo especial énfasis en la tarea de formación en valores en pro de un mejor desempeño del hombre y de la mujer en su rol dentro de la sociedad. Para el cumplimiento de su fin promueve la recaudación de fondos y la cooperación técnica, profesional nacional e internacional.

 La fundación fue creciendo y llegando atender hasta 60 niños

En la actualidad acogen a niños, entre 6 a 12 años la idea es que ellos lleguen a sexto grado, y tenemos una alianza con  Fe y Alegria para que una vez finalizado primaria esos niños puedan seguir formándose, pero ya no quedan en la casa hogar

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver