Estilista venezolana se reencuentra con su hija en Argentina gracias al apoyo de sus clientas

Como millones de madres venezolanas, Lucía Arroyave decidió dejar su tierra y salir con sus maletas llenas de ilusiones, en busca de una oportunidad que mejorara su economía. Tuvo que separarse de su hija, y después de tres años esta familia logró su reencuentro en Argentina, gracias a la solidaridad de sus clientas.

Venezolanos en Argentina
Estilista venezolana se reencuentra después de tres años con su hija | Foto: Cortesía

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Su destino final era Argentina, donde se instaló a vivir en la provincia de San Juan, en el interior del país. Y allí logró montar su propia peluquería, lo que le permitió no solo cubrir sus gastos diarios, sino mantener a su hija Fernanda aún en la distancia y ayudar al resto de su familia.

La meta de esta madre venezolana siempre fue volver a abrazar a su hija y llevarla a vivir consigo, pero para eso necesitaba unos 100 mil pesos argentinos, o lo que es igual a unos 500 dólares. Un monto que por supuesto no era fácil de cubrir, y que es el motivo por el a muchas familias venezolanas se les complica volver a verse. 

Ahora es Noticia: Venezolanos triunfaron en Campeonato Nacional de Barismo en Argentina

La ayuda de sus clientas fue clave

Pero ella tuvo una idea para lograrlo: pedir la ayuda a sus clientas en la peluquería. Fue así como Lucía le pidió a sus clientas y seguidoras de las redes sociales que le enviaran dinero por adelantado, a cambio de un futuro corte, peinado o cualquiera de los servicios que ofrece en su salón. Y lo logró, gracias al apoyo de mucha gente. Su pareja también vendió su moto para ayudarla y una amiga desde Caracas le hizo un préstamo, y finalmente así, consiguió cumplir el sueño de volver a estar con su hija.

«Es impresionante el apoyo que recibí de San Juan para lograr traer a mi hija. Todos los mensajes, las palabras de aliento que me dieron fueron una base fundamental para mi tranquilidad en cuanto a lo que fue el recorrido, la compra del pasaje. Fue impresionante de verdad. Mucha gente rezaba para que todo se diera y no tengo forma de agradecerles lo que hicieron por nosotras», contó Lucía en diálogo con el Diario La Provincia SJ.

El reencuentro entre madre e hija en Argentina

El pasaje ya estaba comprado, su hija viajaría con su padre desde Venezuela hasta Brasil, lo que significaba una preocupación menos y un paso más hacia ese abrazo. Pero el viaje no fue nada sencillo, además de la ruta que tuvo que hacer vía terrestre, por ser menor de edad tuvo algunos problemas de papeleo, lo que implicaba más gastos.

«Hubo problemas con los papeles de la niña y lamentablemente el pasaje que yo había comprado con el dinero que me donaron los sanjuaninos lo tuve que cancelar. El padre se había informado mal con respecto a los documentos de ella y tuvimos que comprar un nuevo boleto pero dentro de Brasil. Casi me muero de un infarto por el dinero, pero me dijeron que tenía que esperar de 120 a 180 días para que la aerolínea me lo devolviese”, detalló al medio.

Un viaje difícil pero finalmente abrazó a su hija

Lucia viajó desde Buenos Aires hasta Corrientes para recibir a su hija por otra ruta, la de Paso de Los Libres. Mientras se trasladaba consiguió otro préstamo de una amiga en Caracas y compró el nuevo pasaje.  “Le dije que en cuanto la aerolínea me lo devolviese yo se lo iba a dar. Dios me abrió los caminos y finalmente llegué hasta ella». 

Un sube y baja de emociones que embargaban a Lucía ese día. Esperaba a su hija con la mayor de las tensiones pero con la fe de que todo saldría bien. Finalmente llegó el momento esperado por todos: la estilista venezolana transmitió el reencuentro a través de su cuenta de Instagram para que sus seguidores los que tanto la apoyaron, pudiesen compartir ese momento tan importante para ella.

«Hasta el sol de hoy veo el video de mi Instagram y me dan ganas de llorar. Fue un abrazo que yo estaba esperando desde el momento en el que salí de Venezuela y que necesitaba sentir nuevamente. Cuando la tuve en mis brazos no lo podía creer, me volvió el alma al cuerpo. Ella no se va a librar nunca más de mí. Creo que ni el día que se case, voy a dormir con ella y con el marido», sentenció entre risas.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp. 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver