Emigró a Argentina y creó 20 comedores populares que la salvaron de la depresión

Marianella Chirinos, es una madre venezolana de esas que llaman todo terreno. Con un amplio currículum y trayectoria como trabajadora social, tuvo que guardar sus títulos en una maleta para emprender un viaje hacia otras tierras.

«Yo al igual que otros venezolanos, decidí emprender el viaje hacia otro rumbo que me permitiera vivir bajo condiciones de vida favorables. También, que mis dos hijos menores pudieran alimentarse bien, estudiar tranquilamente y desarrollarse», contó.

Ahora es noticia: Génesis Chacón, la merideña que demuestra que no hay límites para alcanzar los sueños

El cansancio que la hizo emigrar

Marianella es oriunda de Coro, estado Falcón, y su historia se dio a conocer a través de la cuenta de Instagram @diasporavenezolana.

La venezolana madre de tres, hijos contó que estaba cansada de las protestas de las cuáles fue partícipe en numerosas ocasiones,
desgastada económica y psicológicamente por los atropellos de la administración de Nicolás Maduro y por la persecución a la que fue sometida uno de sus hijos, incluso amenazado de muerte por alzar su voz.

«Por eso decidió salir del país. Dejé mi linda casa comprada con tanto esfuerzo y me arriesgué, a mi edad, a salir a buscar una oportunidad», y así lo hizo en septiembre de 2018.

El trabajo social: su salvación para salir de la depresión

Madre de tres varones, licenciada en trabajo social egresada de la Universidad Central de Venezuela, y Magister en Gerencia Pública con componente docente de la UPEL y Jubilada de la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda (UNEFM).

A Marianella como a la mayoría de los migrantes venezolanos le tocó reinventarse y empezar desde cero en un país ajeno al suyo, pero que la recibió de la mejor manera.

Sin embargo, no todo fue fácil para ella. Marianella confesó que vivió una depresión muy grande al emigrar.

«Sentía el duelo de haber perdido muchas cosas y hacer trabajo comunitario me sacó de esa depresión.  Me vine a la Argentina y lo cierto es que desde que llegué he estado realizando lo que sé hacer muy bien: Trabajo Social Comunitario», contó.

Creación de Comedores y merenderos populares

La venezolana impulsó la creación de 20 merenderos y comedores populares en Argentina. Desde que empezó a trabajar como trabajadora social en ese país, no ha parado.

Desde organizar actividades comunitarias, hasta impulsar la creación de emprendimientos familiares, jornadas de salud, ollas
populares, y su más grande logro, la creación de 20 merenderos y comedores en la provincia donde los niños son los primeros
beneficiarios.

«En la actualidad mi esfuerzo ha sido reconocido por las autoridades locales y me gané un premio y lo quiero compartir con todos, porque eso es resiliencia pura. Hoy día tengo ofertas para ser candidata a Concejal y estoy muy orgullosa de la educación y formación que recibí en mi época en Venezuela», agregó la trabajadora social.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver