AME, una asociación que ayuda a la diáspora venezolana en España

“Varias son las personas nacionales que nos continúan apoyando sin nada a cambio. Hay mucha gente buena en el mundo y se puede contar con ella”. Con esta frase Samuel Maiorana, fundador de AME (Asociación de Migrantes en España), comienza a contarnos cómo nace esta iniciativa que busca atender las principales necesidades de la diáspora venezolana.

Samuel es un abogado que decidió emigrar de Barquisimeto, Estado Lara hace cinco años atrás. Al aterrizar en el Aeropuerto de Barajas, en la ciudad de Madrid, sin conocer a nadie, se dirigió a un centro de acogida para personas sin hogar, ubicado a las afueras de la ciudad. “En ese momento era el único centro privado de habla hispana en Madrid. Bajo condiciones muy precarias además”, añadió. Un tiempo después, el centro fue cerrado y Samuel tuvo que buscar asociaciones que lo pudieran recibir.

Ahora es noticia: Guaidó anunció programa de apoyo económico al sector salud

Maiorana vivió en carne propia la situación de muchos venezolanos que emigran sin tener ningún tipo de acogida ni documentación. Además no existía ninguna asociación o centro que recibiera a los inmigrantes venezolanos si no tenían tarjeta roja o identificación. “Tiene que haber algo que vaya más allá de una respuesta negativa. La parte humana se burocratizó”, afirmó Samuel. Es así como nace AME, en el 2018. Con la intención de facilitar el proceso de las personas que llegan a España, sin nada más que las ganas de conseguir dónde vivir, en lugar de sobrevivir.  

La AME ofrece asesoría integral

AME es una Asociación que no sólo aporta asesoría legal, sino también emocional. Cuenta con el apoyo de abogados, trabajadores sociales y psicólogos que están ubicados en las ciudades de Madrid, Barcelona, Navarra y Valencia.

“Desde un comienzo quisimos crear una asociación que tuviese atención integral. También que valorara las herramientas que podemos ofrecer. Ya que los venezolanos no somos de llegar y esperar a que nos den. Muchos llegan siendo profesionales o como mínimo con un oficio aprendido”.

Samuel confirmó que gracias a eso se le ha hecho fácil ubicar a la mayoría de los migrantes que llegan a sus manos. “Todos quieren trabajar de inmediato y debemos indicarles la importancia del proceso de emigrar, de adaptarse y conocer una nueva ciudad. Cómo funcionan los procesos legales y el servicio social, entre otras herramientas que deben entender para avanzar más rápido”.

Poco a poco el fundador de AME fue creando una comunidad que se ayuda entre sí. Las personas que entran a la Asociación, luego de lograr una estabilidad laboral, se convierten en mentoras de otros migrantes que necesitan asesoría. “Así poco a poco se fue creando una red de personas que nos ayudamos entre sí constantemente”, agregó.

https://www.instagram.com/p/BxUvhTuFjjC/?igshid=lohxxcdtxsxu

Sus comienzos

AME comenzó siendo una ayuda para migrantes venezolanos, pero en poco tiempo han tenido que ampliarse y facilitar asesoramiento también a migrantes de El Salvador, Colombia y Honduras. “Nos mantenemos informados constantemente de cómo es el proceso para aplicar al asilo y asistencia en trámites administrativos”, afirmó Maiorana.

La Asociación trabaja mano a mano con Cáritas y otras organizaciones y fundaciones que prestan apoyo. Ya sea con alimento, asesoramiento legal y recibimiento de personas.

Adicional han logrado alianzas con la Fundación La Merced Migraciones y ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados). En Madrid han recibido el apoyo del Departamento de Migrantes de la Universidad Complutense y La Universidad de Mayores de Comillas, quienes le han otorgado becas a dos migrantes.

Adicional, ha contado con el apoyo de personas autóctonas de España. Estas han puesto a su disposición dos viviendas en la ciudad de Valencia para acoger a venezolanos sin hogar. También le donaron una oficina totalmente equipada, lo cual se convirtió en un gran logro para Samuel y AME. Debido a que desde allí han podido llegar a una mayor cantidad de inmigrantes e incluso comenzar con las formaciones. “Con esto siempre se sentirán útiles, que es lo que más afecta al colectivo migratorio al llegar a un país totalmente desconocido”, afirmó Maiorana.

La diáspora venezolana se ha visto gravemente afectada en España tras la crisis

La crisis de la covid-19 ha afectado a los inmigrantes venezolanos residenciados en España. En mayor medida a los que no cuentan con documentación reglamentaria y mucho menos con un contrato laboral. La cuarentena ha atrasado trámites de documentación, dejando como consecuencia un sentimiento de incertidumbre demorando su estabilidad económica y social.

Gloria Torres es una de las madres que perdió su trabajo a raíz de la crisis. Trabajaba como cuidadora interna en la ciudad de Valencia. La venezolana ya conocía a Samuel, quien le prestó su apoyo, por medio de AME al llegar a España, y acudió a él nuevamente debido a que no tenía dónde dormir.

Maiorana acababa de recibir un departamento con tres habitaciones, como parte de un donativo de un ciudadano español. Este puso a su disposición esta vivienda al conocer la labor de AME. Samuel reubicó a Gloria en esa vivienda, al igual que a otras dos mujeres derivadas de Cáritas, quienes quedaron en situación de calle por la misma razón, junto a sus hijos.

Samuel comenta que para él es muy importante el contacto con las personas que recibe, pero que por la cuarentena no ha podido conocerlas. Sin embargo, ha contado con la colaboración de otras organizaciones que le llevan comida todas las semanas.

Además de esto, AME ha recibido donativos para poder comprar alimentos y llevarlos a otras viviendas. Estas refugian a cientos de venezolanos que quedaron sin la posibilidad de poder pagar un alquiler. Además algunos fueron desalojados por los arrendatarios, a causa de la llegada de la covid-19. “Tengo muchos casos en donde hay ocho y hasta 11 personas viviendo en un solo piso”, agregó Samuel.

Después de la tormenta llega la calma

La buena disposición de Samuel y toda la red que conforma a la Asociación, les ha recordado la importancia de su labor. Han podido celebrar en varias oportunidades el éxito de familias que han emigrado en circunstancias bastante precarias y se han logrado establecer en España.

El caso que más conmocionó a Samuel fue el de una madre que viajó junto a su hija. Desde Barquisimeto hasta Madrid, para tener otra opinión médica y lograr conseguirle un trasplante a su hija, la cual fue diagnosticada con Leucemia en Venezuela y desahuciada por parte de los médicos de los hospitales locales.

Al llegar a Madrid, las recibe La Cruz Roja, les da asistencia únicamente con comida y contactan a AME. La Asociación logró internar a la joven desahuciada en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón.

Estando allí le asignan una trabajadora social. “Quien no podía creer cómo una madre viaja a otro país junto a su hija enferma con leucemia, simplemente a probar suerte. Pensaban que había algo raro detrás y que la madre no podía seguirse haciendo responsable de su hija”, comenta Samuel.

Además, añadió que se logró que pudieran operar a la niña y que se recuperara exitosamente. Posteriormente AME logra que la Cruz Roja les diera una plaza de acogida inmediatamente al salir de la operación y que pudieran hacer la petición de asilo para regular su estancia en el territorio español.  

Como este hay varios casos que Maiorana cuenta con orgullo y asegura que “seguirán habiendo, mientras más sean las personas que se unan a colaborar en un proyecto que sólo necesita manos y corazones dispuestas a ayudar. AME no fuese lo que es hoy en día, de no ser por el apoyo que hemos recibido de muchas organizaciones y personas que día a día se entregan a hacer lo mismo que nosotros”, finalizó.

Por: Mónica Dos Anjos

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver