Sonia Ortuño, una valenciana apasionada por brindar un espacio creativo a niños especiales

La danza es vida y salud, para muchos necesaria, de hecho es una de las terapias más recomendadas para niños especiales, los ayuda a distraerse y expresarse.

En tiempos de pandemia no es fácil para un niño comprender que no puede salir a jugar. Por ello al inicio de la cuarentena, Sonia Ortuño tuvo que cerrar su academia de Danzas Sonort.

Ahora es noticia: Venezuela, el segundo país del mundo con el mayor número de desplazados

Empezó su carrera en el mundo de la danza desde muy pequeña. Su academia tiene aproximadamente 40 años, pero hace aproximadamente cuatro años tuvo la oportunidad de asistir a un evento, el 21 de marzo justo el día mundial del
Síndrome de Down, donde vio a unos niños realizar una presentación de gimnasia y allí comenzó su proyecto.

Inicios de un proyecto muy especial

En seguida se robaron el corazón de Sonia y buscó trabajar con ellos, para hacer algo «bonito y diferente”» como dice ella.

Comenzó a conversar con los padres de los niños y a informarse sobre con médicos en el área de deporte para guiarla sobre el proceso delicado para ayudar a los niños mediante la danza.

«Pensé que este trabajo sería bastante difícil y complicado pero no, fue todo lo contrario. Yo creo que la mano de Dios siempre ha estado metida. El cariño que le he tomado a estos muchachos es inmenso, son unos chicos muy inteligentes», expresó.

Volver a las clases presenciales llenó de alegría el corazón de los niños

Comentó que a los jóvenes les gusta bailar. Tiene 18 chicos que cuando entraron las restricciones de la cuarentena se sintieron tristes. Sin embargo, con todas las medidas de bioseguridad, el viernes 11 de junio pudieron nuevamente regresar a
clases.

Explicó que todos estaban muy felices y entusiasmados, ya que podrían volver a sus clases presenciales.

«Tengo que enseñarles, pero yo creo que ellos me están enseñando muchísimo a mí. Es algo mutuo, el trabajo con ellos cada día me hace querer buscar mayor información porque aprendo mucho de ellos», contó.

Al mismo tiempo, dijo que la gratitud que tiene con ellos y en especial los padres es única, porque es un trabajo en conjunto, es necesaria una participación para llevar la terapia a los niveles que necesitan. Además que en estos últimos cuatro años ha logrado el avance gracias a ellos.

También, expuso que su grupo tiene edades variadas. Sin embargo, no le ha tocado alumnos difíciles sino más que todo de carácter fuerte dentro de su condición, pero todos han logrado conectar con ella de alguna forma. Por ello sigue haciendo este trabajo la mantiene feliz de solo ver que ellos tienen un espacio dedicado para expresarse.

Son alumnos disciplinados y excelentes

Explicó que es interesante la capacidad que tienen los niños especiales al tomar sus clases, son muy disciplinados y mantienen las instrucciones de las clases que da una vez a la semana. Siempre consulta a doctores y especialistas en cómo darle clases y
medidas a tomar, una de ellas es evitar cambiar mucho las instrucciones. Por ello considera que es un trabajo de mucha paciencia y amor.

Asimismo, habló de los beneficios de la danza en niños especiales y más ahora, porque tienden a estresarse mucho por el encierro y pueden tener su espacio para conversar con otras personas, bailar, reír y agilizar el área motora del cuerpo.

Ellos te alimentan, levantan el ánimo así estés en tu momento más crítico, resaltó Sonia.

One response to “Sonia Ortuño, una valenciana apasionada por brindar un espacio creativo a niños especiales

  1. Excelente persona y profesional, una mujer incansable, admirable y con una calidad humana que enamoró no solo nuestros muchachos, sino que forma parte de nuestros amigos, porque así es la Profesora Sonia!!!

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver