Sacrificio de los carabobeños para hacerse prueba de COVID-19

Guillermo Rangel ha tenido que caminar —no tiene efectivo para movilizarse en autobús— varios centros de salud en la zona sur de Valencia para realizarse una prueba de COVID-19. Sin embargo, ninguno ha podido atenderlo por falta de insumos y profesionales de la salud.

Pruebas covid

Julio García, presidente del Colegio de Enfermeros del estado Carabobo, ha informado en diferentes oportunidades que hay una gran falla de personal médico  en las instituciones de salud pública por la falta de garantías y salarios adecuados. 

Ahora es noticia: Reparación de las tuberías en las Residencias Victoria de El Paraíso tiene a sus habitantes padeciendo

Tres días recorriendo centros de salud públicos 

Rangel sufrió un colapso en su trabajo y por los síntomas que presentaba lo mandaron a realizarse una prueba para seguir con sus labores diarias, además que no podría trabajar hasta presentarla. Sin embargo, ha recorrido más de cuatro centros de salud de la zona sur de Valencia y en algunos le informan que no tienen los suministros, en otros que no hay personal médico que haga la prueba. 

Comentó que en los lugares que supuestamente realizaban el test, tardaban alrededor de 15 días para entregar los resultados. “Yo me debo reintegrar rápido al trabajo porque esos días que pierdo no me los pagan. Fíjate, se supone que son tres días de entrega pero se tardan hasta 15 días” explicó. 

Malestar y angustia: No puede pagarse una prueba privada

Hay centros clínicos privados que tienen paquetes para realizarse la prueba COVID-19, pero estos oscilan entre 30 y 50 dólares. Un monto alto para Rangel, debido a que si los paga se iría todo su salario del mes. 

“Fui a un CDI en Parcelas del Socorro, pero solo hacen la prueba jueves y viernes, entregan casi 10 días después y yo no tengo tiempo que perder porque necesito trabajar para este mes tener mi sueldo de la comida”  enfatizó. 

Explicó que consiguió a última hora una clínica privada que le haría la prueba por tan solo tres dólares. Sin embargo, cuando llegó con el récipe médico, le indicaron que no era el tipo de examen que realizaban.

“No sé si tengo covid, tampoco puedo saberlo, no puedo trabajar y tampoco he descansado, he caminado kilómetros por falta de pasaje para hacerme la prueba y nada que consigo, este país se lo llevó quien lo trajo” puntualizó. 

Así como él son miles de venezolanos que no tienen para pagar 50 dólares en una clínica privada para hacerse la prueba y debe quedar en manos de los organismos públicos, los cuales tampoco tienen la capacidad de atenderlos. 

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver