Cocinas eléctricas, el día a día de las familias porteñas

Tener una buena calidad de vida cada vez es más cuesta arriba para los venezolanos, ya que además de esforzarse para conseguir el sustento de cada día, también deben ingeniárselas para poder cocinar los alimentos.

Puerto Cabello, Carabobo

La carencia de los servicios básicos sigue ascendiendo con el paso de los días. El gas doméstico ha sido uno de los servicios que más ha afectado a miles de hogares venezolanos.

Elba Colina, habitante de la urbanización Vistamar en el municipio Puerto Cabello, indicó que para tener el gas doméstico en su hogar tuvo que pagarlo en divisas. Dijo que la recarga la obtuvo por intermedio de una persona de otra comunidad. De igual forma, mencionó que las jornadas de recarga de los cilindros no la continuaron realizando en el sector donde reside. 

Ahora es noticia: Estos son los centros de acopio en Caracas para ayudar a los afectados por las lluvias en Mérida

Colina detalló que aunque tenga gas doméstico solo lo usa cuando suspenden el servicio eléctrico. Esto como medida de ahorro del gas. Asimismo, expresó que en meses pasados, las dos empresas encargadas del suministro del gas doméstico en la ciudad no estaban abasteciendo a la población con el combustible, situación que la llevó tanto a ella como a los vecinos de la zona a cocinar con leña en los patios y zonas abiertas para no ahogarse con la humareda. 

“El problema del gas es grave totalmente, las personas tenemos que tratar de resolver con las cocinas eléctricas que no duran mucho tampoco”, opinó. En cuanto al costo del gas señaló que pagó 25 dólares por la recarga de una bombona mediana. 

¿Son las cocinas eléctricas la solución en Puerto Cabello?

Otra afectada es Dayana Gil, habitante de la parroquia Goaigoaza. La residente informó que tuvo aproximadamente un año sin abastecer su hogar con gas, ya que le fue imposible realizar el llenado de los cilindros durante ese lapso de  tiempo. Gil destacó que en esos meses las cocinas eléctricas fueron la solución a la problemática que vivió.

De igual forma, recalcó que fueron varias cocinas eléctricas que tuvo que comprar. Esto debido a que se les deterioraban por el uso frecuente y las interrupciones de la energía eléctrica. 

En la actualidad, una cocinita eléctrica es el artefacto que más han adquirido las familias porteñas en los últimos años.  Un fogón es otra opción que ha tomado la población a la hora de cocinar cuando no hay gas y no se puede usar la cocina eléctrica por falta de corriente, ya que el servicio eléctrico falla constantemente y en varias ocasiones los cortes de energía se han prolongado por más 24 horas en el municipio.

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver