Profesora de educación física tiene tres trabajos más para poder reconstruir su casa

Yudith Barrueta, profesora de educación física en el estado Carabobo y entrenadora de voleibol, con 15 años de experiencia, narró cómo ha sido su experiencia luego de que su hogar se quemara debido a una combustión interna de un tomacorriente, haciendo que quedara el cuarto principal, la cocina,  ventanas y puertas casi pulverizadas. 

Profesora de educación física en Carabobo
Profesora de educación física en Carabobo

El hecho ocurrió en el 2020. La educadora estaba trabajando en la escuela «U.E. La Aduana» mientras que su hijo de 7 años, en ese entonces 5 años, Sebastián, estaba estudiando. En la casa de al lado comenzó el fuego del tomacorriente, al pasar a su casa, como estaba sola, fue imposible que se fuera extendiendo hasta llegar a salir fuego por las ventanas y que los vecinos se dieran cuenta. 

Ahora es noticia: Trabajadores de Corpoelec Lara recibieron bolsas de alimentos en mal estado 

Los vecinos intentaron apagar el fuego, pero al no tener acceso, fue imposible. Llamaron a la dueña y a los bomberos, que al llegar una hora después y sin agua no pudieron hacer mucho más que pedir ayuda a los vecinos con tobos para poder apagar el fuego. El hogar quedó inhabitable, tuvieron que vivir por un año en casa de familiares. 

Profesora de educación física que perdió su casa en Carabobo

Hoy, dos años después, solo ha logrado recuperar la mitad de la casa, ha conseguido ayuda de amigos que le han prestado: Cama, televisor, ventilador, cocina, etc. «Solo con el sueldo de profesora no podría iniciar la reconstrucción, el sueldo mínimo era de 4$ quincenal, entonces he tenido que hacer de delivery, transporte, emprender en clases de voleibol, todo el trabajo que pueda conseguir, yo tengo un hijo de 7 años y debo darle una casa, comida, ropa» comentó. 

«Construir un hogar no es fácil, pero construirlo en Venezuela ha sido un reto, porque comer, vestirse, todo cuesta, todo es en dólares y la mano de obra, los materiales son otros gastos. Aún las ventanas de la casa están destrozadas y me recuerdan ese día». 

Barrueta tiene postgrado, doctorado, título de máster y, sin embargo, cobra igual que un profesor licenciado: el sueldo mínimo. Ha tenido que empezar de nuevo luego de este suceso.»Fue como tener que volver a nacer», lamentó. 

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver