LGBTQ+ en Carabobo: el estigma social de los «valencianos»

«Valencia es la ciudad de las naranjas dulces, las mujeres bellas y los hombres complacientes» es una frase bastante usada en el país para hacer referencia de los hombres homosexuales. Sin embargo, para la comunidad LGBTQ+ en Carabobo es una frase llena de estereotipos e insultos por parte de quienes no comparten este movimiento.

Ahora es noticia: Dolarización del diésel impactará la economía de Nueva Esparta

Para entender el contexto sobre el mito de Valencia y los «gays» se remonta a la época de Juan Vicente Gómez, donde la homosexualidad era un delito; pagada con cárcel y ¿A dónde los enviaban? Resulta que todas las personas que no mostraban signos de hombría eran llevados a los calabozos situados en La isla del burro, ubicado en el Lago de Valencia. Así que cuando alguien tenía actitudes fuera de lo reglamentario para un «hombre» Gómez decía: «Usted como que se escapó de Valencia, mijo». Esto según información reseñada por la cuenta en Instagram Venezuela de ayer. 

Más tarde se popularizó por un comediante la frase «Valencia es la ciudad de las naranjas dulces las mujeres bellas y los hombres complacientes».

LGBTQ+ en Carabobo: Discriminación en todo momento

José Colón tiene 25 años, desde aproximadamente los 13 años le gustan los hombres, fue difícil descubrirse a sí mismo por criarse en un ambiente religioso. No recibió educación sobre el tema y tampoco podía revelar cómo se sentía.

Recibe constantemente comentarios homofóbicos en su entorno. «Al haber nacido en una familia cristiana es mega común los comentarios homofóbicos, aún ahora y en las prédicas en la iglesia. De adolescente en el liceo también por ser afeminado o muy delicado»

Colón dijo que está cansado de escuchar en las calles la típica frase de: «Se les nota». Considera que la mayoría de las personas no ven como objetivo la orientación sexual, sino la expresión de género. Es decir, que un hombre no puede ser afeminado y si es homosexual que lo debe ocultar.

«Siempre que he salido en pareja ha sido de la forma más disimulada posible». Colón comentó que aún hay mucha homofobia, tanto en la región como el país, sobre todo por el estigma social del «valenciano».

«Es muy fácil hablar con una persona y que al decirle que eres de Valencia comienza la burla de que todos los valencianos son maric*s»

«No estoy de acuerdo, pero respeto»

NTA recorrió las calles de Carabobo, para comprender la posición ante la comunidad LGBTQ+. José Monzón, carabobeño, respondió que no estáde acuerdo con las diversidades sexuales y de género. Dijo que es algo que prohibía la Biblia, sin embargo, explicó que deben ser respetados como a cualquier otro ser humano y tampoco acepta el estigma social sobre que los valencianos, son homosexuales.

No entiende muy bien por qué una persona puede llegar a sentir atracción por su mismo sexo, ni porque desean cambiar de género. En un vago intento de justificar su manera de pensar, acotó que «puede ser por la falta de cultura», refiriéndose que está errado todo el movimiento.

«Yo no rechazaría a un hijo, lo apoyaría espiritualmente (…) a pesar de no estar de acuerdo» puntualizó.

Por otro lado, Manuel Pérez, carabobeño entrevistado, dijo conocer la frase sobre los «hombres complacientes» pero no tiene idea del origen, pero contó que no le parece adecuada que se siga usando, debido a la connotación negativa y los problemas que `puede llevar. Relató que conoció el caso de un joven que se suicidó por el constante bullying que recibió en el colegio, debido a su orientación sexual y precisó que debe haber un cambio en la sociedad para no permitir esa situación.

Consecuencias de la discriminación

El psicólogo Édgar Lira contó a NTA que este tipo de comentarios genera un impacto psicológico en la persona. Explicó que a pesar de que sea inofensivo, está atentando con la integridad de un grupo de personas.

«Algo curioso de este trato hacia el colectivo LGTBQ+ es que uno podría pensar por lógica que nada más le afecta a ellos, pero en realidad afecta a todos los miembros de la sociedad», destacó.

Lira ejemplificó este contexto resaltando que en un grupo de hombres heterosexuales, estando completamente seguros de su orientación; limita sus comportamientos para evitar ser catalogados como homosexuales.

«De ahí es que viene la llamada masculinidad frágil, porque la masculinidad que se maneja en estas sociedades no se dicta lo que tiene que hacer, sino lo que no puede hacer, debido a eso puede generar problemas».

Asimismo, resaltó que actos discriminatorios y comentarios negativos afectan a la persona, ocasionando en algunos casos ansiedad social, depresión, baja autoestima, problemas con la autoimagen, entre otros aspectos. El psicólogo también afirmó que el apoyo familiar es necesario para evitar estos problemas, junto a otros como la inseguridad.

«Hoy me enteré de algo de ti que me parece repugnante y asqueroso»

Víctor Daza describió a NTA que sus primeros pensamientos de dudar sobre su sexualidad ocurrieron cuando tenía 12 años, pero no fue hasta la edad de 17 años donde se aceptó. Entendió que lo que sentía no estaba mal y tampoco le hacía daño a las personas de su entorno.

«He sentido discriminación. La sociedad venezolana es muy machista, por eso ser un poco amanerado está mal para la sociedad, entonces sí he recibido comentarios, los cuales me han hecho sentir mal». 

Recordó un suceso en su anterior trabajo, donde una persona constantemente le decía «compórtate» cuando Daza expresaba alegría de diferentes formas. Este comportamiento lo hizo caer en una depresión al no saber si él estaba haciendo algo indebido.

«En todo Venezuela se escucha eso de que en Valencia están todos los gays, usando otra palabra, considero que eso está mal porque el lugar no genera la orientación, en todas partes existe la homosexualidad, eso es algo con lo que nace».

Daza contó que este estigma social, efectivamente, le afectó, puesto que él es oriundo de Lara, pero tiene varios años viviendo en Carabobo y cuando decidió mudarse, los comentarios salieron «Te vas para Valencia, allá es donde están los maric*s». Dijo que sí, lo hicieron sentir desconsolado por el que dirán, pero después se dio cuenta de que no valía la pena darle mucha vuelta a la cabeza

El peor comentario que ha recibido Daza, llegó de un familiar, el cual llegó a decirle que: «Hoy me enteré de algo de ti que me parece repugnante y asqueroso», refiriéndose a su orientación.

LGBTQ+ en Carabobo: «Una orientación no te define como persona»

Pertenecer a la comunidad LGTBQ+ es motivo de burlas y desconocimiento por parte de otros individuos. Constantemente son caricaturizados, en ciertas ocasiones amenazados, inseguros de salir a la calle de la mano con una pareja o descubran que un pasado era de otro género. También son rechazados en algunos trabajos por ser «afeminados» o tener una orientación diferentes. Sin embargo, lo único que buscan es vivir una vida normal como cualquier otras personas.

«Cada quien tiene su vida y forma de vivirla, mientras nuestras acciones no afecten a otros cada quien debería concentrarse en sí mismo y sus problemas, y respetar» expresó José Colón.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp. 

Reylis Quiñones

Corresponsal de Carabobo “Ser periodista es tener el privilegio de cambiar algo todos los días". Gabriel García Márquez

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver