Jackson Pérez, psicólogo venezolano: “El sueldo que gano básicamente me alcanza para recargar saldo»

Las aspiraciones de un joven en cualquier parte del mundo es graduarse como profesional e ir creciendo en el ámbito para lograr satisfacer sus necesidades básicas y tomar las riendas de su vida al construir un futuro, en cambio, en Venezuela el futuro de los jóvenes, más el de los profesionales, se ha visto ultrajado por 20 años de mala gestión del Gobierno.

Psicólogo venezolano, Jackson Pérez

Jackson Pérez es psicólogo, se graduó hace tres años, fue su gran sueño de joven, pensó que se podría dedicar 100% y vivir de ello cuando comenzó su carrera en el año 2014, sin embargo, hoy en día es un reto poder ejercer su profesión.

Ahora es noticia: Cuatro detenidos por hurto de combustible de la planta eléctrica de la CHET

Trabajo público, miseria de sueldo

Trabaja actualmente en el Centro Hospitalario Enrique Tejera (CHET) como psicólogo, pero el sueldo que allí gana para lo único que alcanza es para el pasaje diario, si es que logra conseguir el efectivo necesario o para recargar el celular.

“El sueldo que gano en el hospital básicamente me alcanza para recargar saldo que consumo en uno o dos días o para pasaje, más nada alcanza, de repente que si una harina o medio kilo de queso con el salario de un mes” recalcó.

Es el único trabajo que ha podido ejercer de su carrera y aun así no puede sustentarse, lo que ha llevado a que tenga varios trabajos que no están en su área para poder subsistir como la redacción de artículos en páginas web o venta de artículos por internet. Sin embargo, para poder trabajar de esto debe hacer de todo para obtener un ingreso extra.

Expuso que ni siquiera los querían vacunar en el hospital con la excusa de que el área de Psicología era solo administrativa y no era necesario, pero al final lograron colocarles la vacuna, ya que es personal de salud que está en contacto directo con pacientes y enfermeras del recinto.

Trabajar desde las 2:00 am hasta las 5:00 am

Jackson vive en la zona sur de Valencia, que aparte de las constantes fallas de luz y agua, diariamente vive un verdadero calvario, ya que uno de los servicios más importantes que necesita para buscar la forma de sobrevivir es el internet y tiene un año sin señal.

Tiene otros trabajos que le generan más ingresos que el de su profesión para poder dar a la casa y costearse algunas cosas. Explicó que sin el apoyo de su familiar que probablemente estuviera a la deriva.

“No duermo mucho, a las dos de la mañana es que puedo trabajar con la redacción de artículos porque es cuando tengo señal de datos móviles y además tengo que hacerlo rápido porque dura hasta las cinco de la mañana la señal. Luego duermo una hora para ir a trabajar al hospital” comentó Pérez.

En un informe publicado por la empresa Hootsuite, indica que Venezuela es el segundo país con el internet más lento y que en el último año, la velocidad del internet cayó un 10,4% por ello pasó de estar en el cuarto lugar al segundo. El promedio mundial de navegación es de 42,1 Mbps y el de Venezuela solo es de 7,48 Mbps.

Jackson Pérez explicó que ya ha hecho las denuncias pertinentes y que fueron a resolver el problema, pero a él no le llegó el internet mientras que a otros vecinos de la zona sí, sin embargo, al poco tiempo se volvió a caer la conectividad.

Jackson Pérez se ve obligado a pagar a un vecino para tener internet 

“Me afecta de demasiadas maneras porque todos mis trabajos son vía web. Tengo que dar consultas online para no pararme para evitar que mis pacientes salgan por su salud y eso si no puedo hacerlo a las dos de la mañana”

Jackson enfatizó que la falta de internet y otros servicios le afectan gravemente, ya que debe ir a casa de una compañera alejada de su casa para poder trabajar y además debe pagarle a ella por usar el servicio.

Por: Reylis Quiñones 

Síguenos
Suscríbete a nuestro
grupo de whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
0

También puedes leer