Estudiantes del C.E.I en San Diego no pueden ver clases por inundaciones

Desde la llegada de las lluvias, los niños del Centro de Educación Inicial (C.E.I) Bosqueserino, en el municipio San Diego, no han podido recibir clases presenciales todos los días por las inundaciones.

Estudiantes del C.E.I en San Diego no pueden ver clases por inundaciones 0

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ahora es noticia: Carabobo: Aguas residuales contaminan el río San Diego

Sin clases por inundaciones: Más de 5 años sufriendo

Padres y representantes del plantel comentaron que la situación de las inundaciones ya tiene cinco años. Los niños en temporadas de lluvia están más tiempo en sus hogares que dentro del instituto; si empieza a llover a mitad de las clases deben evacuarlos al área más alta y llaman a sus padres para que los recojan más temprano. Y si la lluvia llega en la madrugada, no se reciben a los niños.

Asimismo, durante los años de esta problemática, los directivos han realizado diversos llamados al Ministerio del Poder Popular para la Educación y a la Gobernación de Carabobo; pero la respuesta nunca llega para abocarse a la situación. Así como el preescolar en los pocos días de lluvia ha dejado inundados otros colegios y calles en la región.

Representantes descontentos por la situación

«Los niños son el futuro del país, por lo que es fundamental que reciban su formación académica, y más en esta primera etapa de su aprendizaje, donde deben ser reforzados los valores de la disciplina y cumplimiento a su rutina escolar» manifestó un representante.

Detallaron que el problema del plantel es bastante caótico, el techo está muy deteriorado y requiere ser reparado o reemplazado, para evitar que los salones se aneguen con las aguas pluviales.

 

Los padres y representantes han sumado esfuerzos junto al personal docente, obrero y administrativo para ejecutar el corte de maleza y pintar la escuela, sin embargo, el crítico estado del techo es casi imposible de reparar. Por otra parte, entre las precariedades del plantel, está la falta de alumbrado, lo que contribuye a que los alumnos vean clases con poca iluminación, forzando la vista.

El preescolar sobrevive entre hutos, fallas de luz e inundaciones

El problema de la falta de luz en el preescolar empeora en las noches; cuando el hampa aprovecha la oscuridad para cometer sus fechorías. Durante dos años se han suscitado más de tres hurtos. En el último asalto, los maleantes cargaron con todo lo que encontraron a su paso, incluyendo utensilios del comedor escolar y útiles de los estudiantes.

Tanto docentes como representantes extienden un llamado al gobernador de Carabobo, Rafael Lacava, para que a través de su excelente gestión para que; se aboque a resolver el problema del techo y los niños puedan cumplir su jornada académica.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver