Comerciantes crearon asociación para rechazar altos impuestos en Los Guayos

El descontento en el municipio Los Guayos, estado Carabobo, ha crecido por los altos impuestos que cobran a comerciantes de la localidad. Este importante número de ciudadanos busca hacer notar su voz ante las autoridades municipales y permitir que siga creciendo la economía en el municipio.

Comerciantes crearon asociación para rechazar altos impuestos en Los Guayos 0

Ahora es noticia: Luis Carlos Díaz: Después de dos años y 10 meses soy libre

Altos impuestos en Los Guayos: Aseo, luz y agua

Los comerciantes cuestionan los altos impuestos en Los Guayos por los servicios de aseo urbano, agua y luz. Afirman que en específico la Ordenanza de Aseo Urbano contiene graves vicios de forma y de fondo por ello, estos costos serían anulados.

Además, informaron que las cifras son exageradas, lo que ocasionará que pequeñas empresas lleguen a la quiebra con el pago de estos impuestos. Invitaron a todos los comerciantes de Los Guayos, que sientan vulnerados sus intereses y derecho al trabajo, a sumarse a esta Asociación.

Desacato a las leyes establecidas

Los comerciantes puntualizaron que en el tabulador vinculado a la ordenanza, los profesionales de ejercicio libre (médicos, bioanalistas, odontólogos, enfermeras, abogados, economistas, administradores, entre otros) están clasificados como comerciantes; lo cual es una violación a las leyes establecidas en el artículo 105 de la Constitución.

«La ley determinará las profesiones que requieren título y las condiciones que deben cumplirse para ejercerlas, incluyendo la colegiación» indica el artículo.

Apuntaron que en el artículo 26 de dicha ordenanza, se hace mención a un factor de cálculo denominado Factor de Ajuste (FA) que se obtiene como resultado de la actualización del costo real de los servicios que presta el municipio; expresado en un valor que evalúa, analiza, aprueba y determina el alcalde mediante resolución.

Explicaron que en el derecho tributario existe un principio que se denomina de certeza;  que consiste precisamente en que el contribuyente conozca de antemano el tributo a pagar. Por ende, en este caso se violenta y niega ese principio al dejar que un funcionario discrecionalmente pueda fijar la alícuota dependiendo de elementos netamente subjetivos e improbables.

También les exigen comprar al menos 40 y 70 matas para poder optar por el permiso de ambiente, comentan que es una exageración para los pequeños negocios.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver