Cementerio Municipal de Puerto Cabello: un verdadero terror

Familiares con parientes sepultados en el Cementerio Municipal de Puerto Cabello se vieron obligados a dejar las tumbas de sus seres queridos abandonadas debido a la delincuencia y las malas condiciones en las que se encuentra el cementerio.

Cementerio Municipal de Puerto Cabello

la maleza imposibilita la acostumbrada visita de los familiares al campo santo. Isbelin Graterol, habitante del municipio, comentó que desde hace más de cinco años no pudo volver a visitar a sus difuntos en el cementerio. 

“Tengo dos familiares que están enterrados desde hace más de 40 años en el Cementerio Municipal, de los cuales al principio se pudo ir, se pudo llevar flores los domingos como era de costumbre”, señaló. 

De igual forma, Graterol acotó que por la inseguridad que reina en la zona tampoco va al cementerio. En el caso de la lápida de su padre, dijo que le robaron los detalles que su mamá le había colocado en aluminio. “Todas esas cosas se la fueron robando, donde se meten las flores también». 

Cementerio municipal de Puerto Cabello abandonado

La maleza arropa más de la mitad del cementerio. Esto dificulta que las tumbas que se encuentran en la parte de atrás sean visitadas con tranquilidad.

En este sentido, Clara Macías señaló que en diciembre del año pasado su tía fue enterrada en el cementerio municipal y a pesar de que la fosa se ubica en la zona central el monte hace de las suyas. 

“Hace aproximadamente 3 semanas fuimos a visitarla, a ver como estaba la fosa y de verdad que hay mucho monte, mucha maleza, cuesta mucho llegar al sitio donde ella está ubicada”, además agregó que el miedo les invade, ya sea porque se esconda entre los matorrales animales o incluso delincuentes. 

Pagos en dólares

Muchos familiares acuden al cementerio municipal pensando que no deben pagar nada por un entierro. Sin embargo, al llegar se encuentran con el asombro de que deben tener dólares en los bolsillos para costear los gastos de la sepultura. Macías expresó que sus familiares tuvieron que pagarles 60 dólares a las personas que se encontraban en el cementerio para poder enterrar los restos de su tía. 

“A pesar de que teníamos una fosa en el cementerio privado, no pudimos costear los gatos. Tuvimos que recurrir al cementerio municipal creyendo que allí sería casi gratuito el entierro porque ella tenía allí su fosa”.

Las lapidas en mal estado, fuertes olores, lleno de maleza y  los delincuentes que azotan el lugar no es solamente lo que se observa en el cementerio. Isbelin Graterol dijo que personas cercanas que habían visitado el lugar le comentaron que estaban profanando las tumbas, sacaban los restos y dejaban los ataúdes vacíos.  

 Por su parte Clara Macías expresó sentir tristeza por el estado de abandono en el que se encuentra el cementerio y destacó que deben que  “no tienen un plan de saneamiento que nos permita a los dolientes ir a visitarlos”, al contrario, lo que hacen es pintarle la fachada. 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver