Calle Urdaneta con Bárbula de Puerto Cabello hundida en cloacas

En una de las principales y más concurridas vías del centro del municipio Puerto Cabello, como lo es la calle Urdaneta con calle Bárbula, las aguas negras azotan a los comerciantes y transeúntes que se desplazan por la referida zona.

Calle Urdaneta en Carabobo

Hace más de tres años que el desbordamiento de las cloacas hace de las suyas y mantienen preocupados a los propietarios de los locales ubicados en la calle Urdaneta. Esto debido a que el olor y la contaminación que se respira en el lugar es altamente fuerte. 

Ahora es noticia: Mérida: comunidad de San Rafael se organizó y limpió el cementerio del pueblo

En este sentido, Elio Carlos Gómez, vendedor informal de la zona, señaló que hay ocasiones en donde no se puede transitar por el lugar debido a que el agua es demasiado fuerte.  “Todos los días y  a cada ratico, si tú te esperas cuando empiezan a vaciar el agua allá todo empieza a brotar.  Inunda toda esa parte aquí y es agua mala”, destacó.

Así mismo, Gómez comentó que esta problemática sucede desde hace unos tres años y dijo que no tiene conocimiento si los dueños del edificio comercial que está ubicado en el lugar deben cancelar por el drenaje de las aguas negras. “Dicen que lo van a arreglar, que lo van a arreglar, pero nunca se acercan”.

Reclamos en la calle Urdaneta con Bárbula

Gómez, quien se dedica a la venta informal de equipos electrónicos, manifestó que en la acera de al frente había otro bote de aguas negras, y que entre todos los comerciantes hicieron una cuota para pagar por el desagüe de la cañería “los propios dueños colaboraron ellos mismo y lo destaparon y la acomodaron, se eliminó aquella porque aquella también estaba fuerte” expresó.

De igual forma, considera que para reparar el daño se debe hacer un trabajo completo hasta  llegar al tubo matriz, ya que parece un “volcán”, cuando se llena y empieza a desbordarse, el agua se rebosa en toda la calle. “Las personas tiene que coger por allá, el olor es horrible y  ensuciarse los pies no es tanto, sino la contaminación”.

Esta problemática afecta a los vendedores de la zona, tanto por la contaminación que se vive día a día, como por la disminución de las ventas, ya que las personas evitan transitar por el lugar. “No solamente a mí, a todo el personal que pasa por aquí, al peatón pasa corriendo”, detalló.

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver