Atleta carabobeña narra las precariedades que enfrentan quienes dependen de Fundadeporte

A Scarlet Campos le cuesta describir la realidad actual de Fundadeporte. Ella tiene más de 20 años siendo parte de ese instituto del gobierno regional al ser atleta de la Asociación Carabobeña de Bowling, y tras varios segundos de silencio tratando de conseguir la palabra exacta dijo sentirse decepcionada de ese ente.

Carabobo

Según sus cálculos, desde hace 10 años todo se vino a menos en lo que era para ella un monstruo con el que se alcanzaron muchos logros deportivos para el estado, “cuando tenía dirigentes buenos”. Pero hoy no reciben ni la beca económica que les corresponde.

Ella es, además, trabajadora de Fundadeporte, así que conoce muy bien su realidad. “Hoy en día es solo un recuerdo de lo que fue. Es una decepción porque nos toca hacer todo con las uñas para conseguir patrocinantes, por ejemplo, y poder ir a una competencia”.

Tampoco reciben la dotación semestral de uniformes que les corresponde, no hay departamento médico para los chequeos de los atletas y el servicio de fisioterapia con el que contaban para enfrentar cualquier lesión ya no existe.

“Es muy desgarrador”, expresó cuando se celebra, este 6 de enero, el Día Nacional del Deporte mientras las instalaciones carabobeñas donde se desarrollaron grandes atletas están en total abandono. “Y no tengo que decirlo, basta con que la gente haga un recorrido por cualquiera de ellas”.

Sin ningún reconocimiento

Ella es atleta de primera categoría de bowling con diferentes logros para Carabobo. Pero en la actualidad eso no es garantía económica. Durante diciembre, para poder sobrevivir, se dedicó al comercio informal.

atleta carabobeña
Scarlet Campos. Foto: Cortesía

De 5:00 p.m. a 11:00 p.m. se instalaba con una mesa en Mañongo a vender manualidades y dulces que ella misma hacía. “Me daba pena, pero hay que salir adelante”.

Atleta carabobeña narra las precariedades que enfrentan quienes dependen de Fundadeporte 2
Foto: Cortesía

En noviembre le tocó despedir a su padre, Miguel Correa, una gloria del bowling nacional que falleció sin el reconocimiento que merecía. “Él está el salón de la fama de su disciplina y en sus últimos días decía que se conformaba con llevarse todo en sus recuerdos”.

Para Scarlet es muy lamentable encontrarse a grandes atletas de diferentes disciplinas trabajando como vigilantes, cuando aún tienen mucho para dar al deporte carabobeño. “Incluso, hay algunos con discapacidad a los que empezamos a entrenar, pero ya todo se perdió, eso me pega mucho”.

Su mensaje a los nuevos dirigentes deportivos y al gobernador Rafael Lacava es directo: “No todo es futbol. Yo no le critico que ame el futbol ni que quiera sacar un Maradona o Messi de Venezuela, pero hay otras disciplinas con deportistas muy buenos… Necesitamos recuperar Carabobo”. Ella desea ver a los jóvenes entrenar nuevamente, pero para eso se requiere de condiciones que no existen actualmente.

Por: El Carabobeño

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp,

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver