Por falta de luz en Anaco muchas zonas son «Como una boca de lobo»

Por falta de luz en Anaco muchas zonas son «Como una boca de lobo», así la describen los transeúntes que a diario deben circular por la calle Baralt de la ciudad de Anaco, estado Anzoátegui, al desaparecer la luz del día.

Quienes se atreven a transitar por esta vía en horas de la noche, sienten temor, debido a lo constante de los robos en la zona, los cuales suceden en medio de una oscuridad absoluta.

Ahora es noticia: Falta de agua, problema recurrente para los jóvenes en Venezuela

_«Uno se siente desamparado. Bajo esa gran oscurana, nunca sabes cuándo hay delincuentes esperando arremeter» cuentó Luis Cordero, vecino y afectado directamente por la situación. Afirma haber sido víctima de robos en reiteradas ocasiones cuando se disponía a volver a su domicilio luego de finalizar su jornada de trabajo.

El ocaso se ha convertido en el momento menos preferido por parte de la mayoría de los anaquenses. Muchos afirman que es a partir de esa hora en la que se revela la otra cara, el lado negativo de la ciudad. Y la calle Baralt es una prueba fehaciente de ello.

Riesgo para el tránsito vehicular

De acuerdo con la declaración de los ciudadanos, durante el día, la rúa no compone un mayor riesgo debido a su concurrencia, caso contrario a las horas posteriores, en las cuales la calle Baralt se ve inmersa por una intensa oscuridad debido a fallas con el alumbrado público, el cual, ya lleva más de seis meses sin funcionar. Desde entonces, y al no obtener respuestas por parte de las autoridades, los ciudadanos se han visto obligados a movilizarse bajo las tinieblas, arriesgándose a todo tipo de desgracias.

Carmen Sarmiento, residente del sitio afectado, nos explica que, además de tratarse de un problema visual que puede afectar gravemente la integridad de las personas «por aquí varios motorizados casi se llevan a una persona que iba caminando fuera de la acera. Esto se cuenta y no se cree…», sentenció.

«No se limitan a abordar a la gente en la calle, sino que, también, muchos se cuelan en las casas por la madrugada y se llevan lo primero que encuentran» nos relata, lo que al mismo tiempo nos redirige a otra problemática desenvuelta en la misma ubicación, lo que ya no sólo radica en un problema con respecto a la iluminación, sino en la delincuencia que eso trae como consecuencia.

«Aquí hemos perdido ropa y materiales de construcción porque los amigos de lo ajeno, encubiertos por la oscuridad de la noche, de alguna manera consiguen colarse en las viviendas y se llevan todo lo que no esté bajo resguardo. Ya uno ni dormir tranquilo puede por miedo a que se quieran meter a robar a mano armada…»

Indolencia gubernamental ante la falta de luz en Anaco

«Y vamos a ver cuánto tiempo pasa antes de que la situación empeore» expresa con gran pesar Jefferson Cumana, de 43 años de edad y otro de los habitantes de la calle Baralt, el cual, de acuerdo con su declaración, sólo es cuestión de tiempo para que el sistema eléctrico de la ruta colapse por completo debido a la falta de mantenimiento del cableado.

Asímismo nos da fe de la frustración que el abandono de la calle Baralt desencadena en sus habitantes debido a que ya no saben hacia qué ente dirigirse a presentar sus respectivas quejas para dar solución al conflicto; porque han formalizado el reporte de averias, han hecho las gestiones pertinentes para denunciar la falta de luz en Anaco, y no obtienen solución.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver