Desidia y delincuencia azotan la sede de la Universidad De Oriente en Anaco

Desidia y delincuencia en la UDO de Anaco son las contantes denuncias de la comunidad universitaria; lugar que, debido a su condición actual, pone en riesgo la posibilidad de retomar las actividades en su modalidad 100% presencial.

UDO en Anaco
Mal estado de las instalaciones de la UDO

Ahora es noticia: Funcionarios del Cicpc abatieron a un joven en Carúpano

«Los vándalos se han apoderado de la estructura, lo que la ha dejado en una condición deplorable y de extremo cuidado»; afirman los vecinos de la zona, que han tenido la oportunidad de comprobar la decadente situación de las instalaciones.

Grupos de estudiantes y de los habitantes de la ciudad en general han manifestado su preocupación en cuanto a la precaria condición de las instalaciones de la UDO en Anaco; que, de acuerdo con vecinos de la zona, «ahora no es más que un criadero de ratas y culebras…», y que «nadie parece estar dispuesto a hacer algo para tratar de rescatarla».

Hurto de material ferroso es una constante

En la UDO de Anaco la maleza engullendo los espacios abiertos, las paredes desmoronándose, y el hurto de los materiales y muebles de la institución son unas de las cosas más destacables con respecto a la problemática, y que pone en evidencia la falta de iniciativa en cuanto a la gestión y mantenimiento del plantel.

«Como una lucha» lo define Jeffren Castillo en su descontento, joven estudiante de la institución y afectado directamente. Expresa que la problemática de esta sede no solo le afecta a nivel académico; sino que la seguridad de todo aquel que se encuentre dentro de las instalaciones también se pone riesgo en gran medida.

«Los salones, desvalijados. Muchos de los pupitres ya no están en los salones, tampoco los escritorios. Y en adición, ese monte abundante funge como escondite para los maleantes para así atacar al que menos se lo espere, independientemente de la hora» cuenta con gran desazón el bachiller

«Todo por querer apropiarse de los bienes materiales que a duras penas uno consigue por medios propios. Aquí la seguridad no existe, es imposible continuar con el régimen en estas condiciones», aseguró.

UDO en Anaco
Foto: NTA

Habla el profesorado sobre la desidia y delincuencia en la UDO

Por otra parte, los docentes que trabajan para la institución no se eximen de sus quejas ante la precariedad del ambiente de trabajo. Afirman que no han tenido otra opción que tomar lugar en otras instalaciones como medio alternativo para impartir sus clases.

«¿Cuándo se ha visto esto?» Manifiesta Ana María Castellanos, antigua docente de la institución y quién fue testigo del estado actual de su antiguo puesto de trabajo.
«Es inaudito. Los salones desvalijados, las paredes cayéndose…Hay estudiantes que se mueven en su día a día tratando de salir adelante, en la lucha por graduarse y obtener su título universitario como cualquier otro (…) Si antes abundaban los obstáculos que les impedían continuar con sus estudios de manera regular, ahora intentarlo será toda una odisea», dijo Castellanos.

La misma docente nos relata que, entre las áreas más afectadas de la UDO en Anaco se encuentran las oficinas administrativas y la Biblioteca; la cual, según pudo apreciar, contiene una gran cantidad de libros de textos amontonados y rotos al rededor de toda la sala, algunos perdiéndose como resultado de las filtraciones de agua, el polvo y el calor.

«Es lamentable, de verdad que sí. Si la cosa sigue así, llegará un punto en el que difícilmente tenga reparo» expresó también la profesional de la docencia,  «Es triste ver cómo uno de los pilares de la educación venezolana, se va derruyendo hasta los cimientos cuanto más pasa el tiempo… De verdad que sí».

Desidia y delincuencia azotan la sede de la Universidad De Oriente en Anaco 2
Foto: NTA

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver