Agricultores en Mérida vigilan sus cultivos ante índice de robos en el Páramo

La agricultura venezolana se ha visto obstruida por la falta de desarrollo y productividad. Esto de debe a las políticas aplicadas por el Estado que han generado inestabilidad en el sector agrícola.

Mérida es un estado productivo que gracias a su condición climatológica y la riqueza de sus tierras es una de las principales fuentes de producción agrícola del país. Sin embargo, este sector productivo no solo ha tenido que sobrellevar las malas políticas, sino a su vez la escasez de gasolina y diésel que se ha acentuado desde el año 2019. Además del alto costo de insumos agrícolas que hace que el escenario sea aún más difícil.

Robos en el Páramo
Robos en el Páramo.

Ahora es noticia: El clamor de una familia que vive en un salón de fiesta tras incendio en su apartamento

Robos en el Páramo

Esta situación obliga a los pequeños productores a tener que reinventarse a través de la consolidación de nuevos proyectos y actividades de producción que les permita ser generadores de empleos, para así obtener ingresos económicos más favorables que les permita seguir con esta actividad.

Robos de cosechas y herramientas de trabajo

Estos trabajadores del campo ahora tienen otra realidad, se trata del robo de cosechas, ya que se ha convertido en una constante en varias comunidades en el eje del páramo. Esta situación obliga a los agricultores a vigilar sus sembradíos cuando están próximas a salir; sobre todo si son cultivos de ajo, ya que es la más perseguida por los delincuentes.

Asimismo, los agricultores también son víctimas del robo de sus herramientas de trabajo, tal es el caso de las bailarinas, pistolas o asperjadoras y llaves; implementos que son utilizados para regar sus cultivos, y que resultan indispensables para la labor del campo.

Robos en el Páramo.

Robos en el Páramo: implementos valorados en dólares

Ante los robos en el páramo, adquirir estas herramientas representa un elevado costo, porque un cultivo de un pequeño y mediano productor requieren alrededor de 15 implementos. Las bailarinas y sus adaptadores oscilan en un precio de $5, las pistolas o asperjadoras $15 y las llaves dependen de la pulgada, pero los precios oscilan entre $20 y $80.

Robos en el Páramo.

Riesgos de la salud por bajas temperaturas

Cabe destacar que, cuidar los cultivos resulta bastante extenuante, tomando en cuenta las bajas temperaturas de la zona, pero en vista de la delincuencia, es la única opción que tienen los agricultores, para evitar ser víctima del hurto. Cuando los delincuentes roban una “maleta o saco” de ajo, esto representa una pérdida considerable para los agricultores. Estas personas en medio de la crisis, continúan produciendo alimentos.

Por último, los agricultores exigen a las autoridades competentes que presten atención a esta situación que tiene ya años sucediendo. Pero que ahora se está haciendo más evidente, afectando bastante la tranquilidad de los pobladores del páramo.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver