Joven español se enamora de Mérida y proclama a sus niños como los «más educados del mundo»

Carlos Sabbagh, un viajero español con un sueño inquebrantable de conocer cada rincón del planeta, visitó Mérida, Venezuela y ha quedado cautivado por algo más que sus impresionantes paisajes: la amabilidad y educación de sus niños.

En una entrevista con NTA, este viajero e influencer, que se ha convertido en una figura popular en el estado andino por su calidez humana y su visión positiva de los venezolanos, afirmó que el país tiene mucho que ofrecer a quienes deseen conocerlo, sobre todo la empatía de los ciudadanos.

Originario de Tarragona, Cataluña, Carlos Sabbagh ha explorado diversas naciones de Europa y Latinoamérica, incluyendo México, Colombia y Argentina. Sin embargo, fue Mérida y Venezuela los lugares que conquistaron su corazón, inspirándolo a incluir un recorrido más extenso por el país en sus planes a corto plazo.

“Venezuela tiene muchas cosas bonitas. Sé que en economía e infraestructura está bastante mal, pero tienen muchos lugares increíbles”, comentó Sabbagh. Además, explicó que en viajes anteriores ya había visitado el Parque Nacional Canaima en el estado Bolívar, donde quedó maravillado por el Kerepakupai Vená, el Salto Ángel.

Posteriormente, exploró el archipiélago Los Roques, donde, al igual que en otras regiones del país, se vio cautivado por la calidez y amabilidad de su gente. «Me enamoré de la gastronomía, la cultura y, especialmente, de la bondad de los venezolanos», confiesa.

Y ahora, en su tercera visita a Venezuela, Carlos ha encontrado un nuevo hogar en Mérida, el corazón de los Andes venezolanos y destino turístico por excelencia, en donde se hizo viral con una frase que enorgullece a los merideños: ¡Mérida tiene a los niños más educados del mundo!.

Travesía por Mérida: La experiencia de Carlos Sabbagh

El español comenta a NTA que al ingresar al estado se encontró con tres niños de entre 8 y 12 años de edad, con quienes interactuó momentáneamente, pero el corto tiempo no impidió que Carlos lograra percibir la calidez y amabilidad del merideño.

“Cuando fui a Mérida entré por el páramo, y la primera parada que hice fue en Mucuchíes, donde encontré a unos niños… Ellos fueron extremadamente educados, muy responsables… No sé cómo decirte la elegancia que tenían”, explicó.

Sin embargo, detrás de la sonrisa radiante de estos niños se esconde una realidad compleja. Carlos descubrió que el padre de los pequeños había emigrado del país en busca de mejores oportunidades para la familia, dejando a su madre a cargo, quien lamentablemente lucha contra el alcoholismo. Una situación que mantiene en condición de vulnerabilidad a los infantes.

“Los niños estaban solos, realmente sucios y la vestimenta estaba bastante mal. Yo lo noté, eso me llegó al corazón”, dice Carlos, mientras comenta la historia de estos niños venezolanos que no se doblegan por las circunstancias, y aprenden día a día la capacidad de superarlas con dignidad y esperanza.

El encuentro de Carlos no solo le informó sobre la cruda realidad del país, también despertó en él un profundo sentimiento de empatía y solidaridad. Lo que le ha hecho iniciar un nuevo proyecto.

Ayuda a los niños venezolanos

Conmovido por la historia de los niños de Mérida, Carlos Sabbagh les realizó una donación de útiles y golosinas, con el objetivo de contribuir en su educación y hacerles felices, aunque sea unas horas. Pero, este noble gesto no terminó con esa donación, decidió convertir su aventura en un proyecto por la educación y alimentación de otros venezolanos.

“Este proyecto comenzó hace dos días. Aprovecharé que voy a viajar por cada estado de Venezuela para llevar a los niños la ayuda que pueda conseguir”, explicó.

Seguidamente, aseguró que este proyecto nace porque está convencido que el venezolano tiene mucho que ofrecer tanto para Venezuela como al mundo. “Te digo, los venezolanos son personas realmente humildes, cálidas, serviciales… De las personas mejores personas que puede haber en el mundo, pueden ser. Eso unido a la gastronomía, que es muy buena; y los lugares únicos en el mundo como el Salto Ángel y el Relámpago del Catatumbo, Venezuela es el país más top de todos”, aseguró el español.

Finalmente, confirmó que regresa a los páramos andinos en unos meses, para seguir recorriendo las frías montañas del país, y continuar con su gira por Venezuela.

Síguenos
Suscríbete a nuestro
grupo de whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
0

También puedes leer